Bailando con Trujillo

A1

El trujillismo en nuestra historia es como una inmensa catedral gótica sostenida sobre la oralidad. La oralidad trujillista no es verdadera ni falsa, pero sirve siempre para escenificar toda la teatralidad del régimen, y es superior al documento. Además, ilustra sobre la desmesura y abre una furiosa inclinación por la infamia.
Una de las más famosas historias orales refiere que cuando Trujillo iba a un baile y la orquesta empezaba a tocar, nadie podía bailar hasta que el “jefe” no se tiraba al ruedo e iniciaba el bailongo. La orquesta hubiera podido amanecer tocando, pero era el talle duro del ritmo de Trujillo ripiando un merengue lo que de verdad iniciaba el convite. Todo ocurría como si él hubiera nacido ante los otros para colmar la necesidad que tenía de sí mismo. Cuando trabajé en el desaparecido diario “El Siglo”, escribí la historia de un sargento de la aviación llamado Persio Martínez, quien llegó en el séquito del perínclito a un baile que se celebraba en Bonao. Persio Martínez era mi pariente y me lo contó riéndose, pero el hecho no tenía nada que motivara el ánimo. Trujillo entró al recinto y el sargento se quedó en la puerta cortejando a una hermosa muchacha de “La villa de las Hortensias”. Media hora después, habiendo escuchado las interpretaciones musicales, invitó a la muchacha a bailar, y entró al recinto con su pareja ajeno por completo a lo que le iba a ocurrir. No advirtió que Trujillo no había abierto el baile y el salón estaba vacío. Cuando tomó a la muchacha por la cintura para atacar el paseo del merengue y dio un golpe de biela encaramándose en el ritmo, sintió una mirada fulminante que lo paralizaba medio a medio en el salón. Trujillo lo derritió con la vista, destiñéndolo sobre las notas del acordeón.
Lo expulsaron de la guardia, y purgó seis meses de cárcel por haber cometido el loco error de bailar primero que Trujillo.
La oralidad trujillista es pródiga en historias de arbitrariedades semejantes, porque las dictaduras deforman la convivencia hasta lo trágico, o hasta lo ridículo; y lo malo es que seguimos bailando con Trujillo. A raíz de un documento público de personas preocupadas por la crisis política en el país, se ha desatado una cruzada “en defensa de la constitución y la institucionalidad”, y se ha hablado de “sedición, de conspiración, de violación a la constitucionalidad”. Todo porque los firmantes consideramos que “la renuncia de Danilo Medina contribuiría a la solución de la crisis política que estamos viviendo después del caso ODEBRECHT”. Yo firmé ése documento y me parece que los reparos equivalen a seguir bailando con Trujillo, porque Danilo Medina lo ha violado todo, y ha usado el poder para desarticular el frágil aparato institucional del país. ¿Quién violentó la constitución e impuso la reelección? ¿Quién prostituyó todas las instituciones públicas para continuar en el poder? ¿Quién alteró el juego democrático en su propio partido, imponiendo el trueque de candidaturas y acorralando como una rata a Leonel Fernández? ¿Quién compró senadores y diputados como si fuera un mercado Persa? ¿Quién hizo uso de los fondos públicos de manera abusiva generando un déficit de más 205 mil millones de pesos? ¿Quién controla la justicia, la cámara de cuentas, el DNI, el espionaje telefónico, y el presupuesto nacional? ¿Quién ha llevado la deuda del país en bono del 13 al 40%? ¿Quién práctica la impunidad, y paga más de 13 mil millones a ODEBRECH solo en este año, a pesar de ser una compañía mafiosa que ha admitido sus crímenes en el mundo? ¿Quién dijo “mis senadores”, “mis diputados”, “mis síndicos”, “mis jueces”? ¿Quién protege a los “pejes gordos” del caso de hiper corrupción de la OISOE? ¿No fue uno de sus ministros, Temístocles Montás, quien admitió que ”tomó dinero de Ángel Rondón (que es como decir ODEBRECHT) para la campaña de Danilo Medina? Hay un largo etcétera que no puedo enumerar en este artículo.
La sedición, la violación, la hipercorrupción, y hasta la ruptura de la constitución de la república, se localizan en los actos de la élite política que gobierna el país, no en el planteamiento teórico de un escenario hipotético que tiene, sin ninguna dudas, mucha relación con la realidad. Demasiados años de autoritarismo asustan, pero es claro que para airear la democracia formal que vivimos hay que dejar de bailar con Trujillo.


COMENTARIOS