Balaguer afligido por bultos y tumultos

Guillermo-Caram7

Balaguer no estará hoy de cumpleaños feliz. Estará afligido por bultos y tumultos en la nación y entre sus correligionarios.
Quizás hasta dude seguir concibiendo “La República Dominicana como un país providencial que debe su existencia…a un principio superior que ha gobernado, como una ley ineluctable, todos los sucesos, prósperos o adversos…en…siglos de batallar incesante y ominoso”; entre otras razones por ver el partido que forjó, “de las grandes realizaciones”, reducido al 1%.
Estará defraudado al abandonarse por lo que tanto luchó: disciplina fiscal, prudencia tributaria y endeudamiento; calidad del gasto, aliento a sectores de producción para satisfacer necesidades, generar puestos de trabajo, preservación ambiental, equilibrio demoterritorial y rural-urbano, cuidado identidad nacional, orden público y autoridad para combatir delincuencia y detener corrupción en puertas de despachos.
Pero también por bultos en proliferación de candidatos de partidos que engañan vilmente llevando los mismos seguidores a actos de masas atraídos con recursos clientelistas incompatibles con la dignidad humana.
Y por tumultos electorales, legales y constitucionales, peores a los que sus opositores le enrrostraban y prometían corregir cuando le llegara la hora de gobernar; hipocresía conducente al empeoramiento de nuestra institucionalidad: modificaciones frecuentes y acomodaticias de constituciones sobre temas como reelección, reformas para restablecer lo que le prohibieron, injerencia gubernamental destructora del pluralismo político, pretensiones absolutistas de controlar medios de comunicación y opinión pública.

Su propio partido incurre en bultos y tumultos. En medio de litigios internos ante TSE y de haber arribado a una extraña causa común con el Gobierno en torno a la Ley de Partidos, hace el bulto de convocar su impugnado Directorio Presidencial, después de meses de inactividad, para tratar una agenda tumultuosa que solo podía cumplirse atropellando deliberaciones con la excusa de lo que constituía el propósito esencial de la convocatoria: recibir aliento de la hasta ahora ausente internacional. En tan solo 4 horas de sesión suponiendo puntualidad nunca observada, pretendían conocer Ley de Partidos y detalles de implementación entre otros puntos; precipitando su terminación con almuerzo en hotel de 4 estrellas. Un tumulto de 100 invitados adicionales acompañó el citado bulto como para dificultar, en manifestación de populismo, deliberaciones de titulares.
Todo esto abona preferencia al litigio en lugar del entendimiento político dado que sobre el PRSC, herido por desprendimientos pasados y recientes encabezadas por Eduardo Estrella y Amable Aristy, pesa un expediente incoado por disidentes ante TSE.
Ojalá balagueristas de corazón hagamos lo posible por, cómo pidiera Napoleón a colaboradores durante su exilio final en Santa Elena, hacerle la postvida agradable a Balaguer en este cumpleaños afligido por tantos bultos y tumultos de dominicanos y correligionarios.