Banco cree recuperación en AL es frágil

Passers-by walk in front of two different agencies of Itau bank, at the financial centre in downtown Sao Paulo, Brazil, on November 3, 2008. Brazil's Itau and Unibanco banks announced today they were merging "to create the biggest financial group in South America." The new bank will be among the 20 biggest in the world, they added. Itau is currently the second largest private-sector bank in Brazil, and Unibanco is ranked fourth. AFP PHOTO/Mauricio LIMA
Passers-by walk in front of two different agencies of Itau bank, at the financial centre in downtown Sao Paulo, Brazil, on November 3, 2008. Brazil's Itau and Unibanco banks announced today they were merging "to create the biggest financial group in South America." The new bank will be among the 20 biggest in the world, they added. Itau is currently the second largest private-sector bank in Brazil, and Unibanco is ranked fourth. AFP PHOTO/Mauricio LIMA

El equipo económico de Itaú Unibanco, la mayor entidad financiera privada de Brasil con operaciones en varios países de Latinoamérica, consideró ayer que la recuperación en la región “aún es frágil”, en un contexto internacional “lleno de riesgos” para 2019.
“Estamos viendo un crecimiento mundial fuerte, pero en desaceleración y con una recuperación en la región (Latinoamérica) que aún es frágil”, dijo el economista jefe de Itaú, Mario Mesquita.
En relación a Brasil, dijo que el futuro Gobierno del presidente electo, Jair Bolsonaro, quien será investido el 1 de enero, afrontará “desafíos antiguos”, especialmente en el área fiscal, y señaló como prioritaria “una reforma del sistema de pensiones”.
Entre los riesgos en el escenario exterior, citó el aumento de los tipos de interés en Estados Unidos, un empeoramiento de la “guerra comercial” que puede golpear a las economías emergentes, la desaceleración de China y los problemas fiscales en Italia.
El economista para América Latina de Itaú, Joao Pedro Bumachar, destacó también que la recuperación en la región es “frágil”, con una política monetaria apretada en Argentina y México, mientras que Chile comienza a retirar los estímulos.
Sobre Argentina, comentó que los desequilibrios externo y fiscal disminuyen, pero a costa de un alto ajuste fiscal, que está provocando una crecimiento más débil y una inflación más alta. “Esperamos que el PIB (argentino) se contraiga un 2,2 % este año y permanezca estable en 2019, a pesar de la recuperación esperada de la producción agrícola en el próximo año”, dijo.