Barco español en Gibraltar reaviva la polémica

William Hague

LONDRES. AFP. El gobierno británico convocó ayer al embajador español en Londres para reclamarle explicaciones por la presencia de un barco oceanográfico español en aguas de Gibraltar, en el último episodio de un año de tensión. “He ordenado la convocatoria del embajador español por la última inaceptable incursión en aguas territoriales británicas de Gibraltar”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores británico William Hague.

La convocatoria de Federico Trillo es para “subrayar la profunda preocupación por una incursión en curso en las aguas territoriales británicas de Gibraltar”, afirmaba un comunicado más detallado del Foreign Office, que cita al ministro británico para Europa, David Lidington, calificando de “provocativa” la acción.

En el encuentro con el embajador, el gobierno británico, representado por el vicesecretario de Exteriores Matthew Rycroft, le dijo que las “incursiones españolas son ilegales”. El barco en cuestión es el “RV Ramón Margalef”, una embarcación del Instituto Español de Oceanografía.

“Pese a las repetidas protestas a España por las incursiones”, el barco “realizó una actividad de observación significativa en aguas territoriales británicas de Gibraltar los días 18 y 19 de noviembre, durante casi 20 horas”, dijo antes Lidington. “Cuando se le interpeló por radio, el navío explicó que llevaba a cabo trabajos de observación con permiso de las autoridades y en interés de la Comunidad europea”, agregó. “Condeno enégicamente esta incursión provocativa e insto al gobierno español a que no se repita. Estamos dispuestos a hacer lo que se requiera para proteger la soberanía, economía y seguridad de Gibraltar”, sentenció.

Una foto difundida por la Marina británica muestra una de sus lanchas al pie del “Ramón Margalef” evitando que el barco español lance algún tipo de equipamiento al mar. Un portavoz del ministerio de Defensa dijo que “no hubo daños en la Marina Real o en el equipamiento español o las embarcaciones y no hubo heridos”. Es la tercera vez que Londres llama al embajador español en Londres desde que el gobierno conservador de Mariano Rajoy asumió el poder en diciembre de 2011.


COMENTARIOS