Basura y apagones agobian barrios de Santiago

POR ANSELMO SILVERIO
SANTIAGO.- Por lo menos, el 30% de los barrios marginados de esta ciudad estaban ayer repletos de desperdicios sólidos y con una notable escasez de agua, mientras que casi el 60% era sometido a la tortura de los molestosos apagones, según un sondeo realizado por reporteros de HOY.

Montones de basura permanecían ayer en los barrios Pekín, Cristo Rey, Los Salados, La Joya, Cristo Rey, Pueblo Nuevo, La Fuente, Los Quemados Cienfuegos, Libertad, Los Platanitos, Baracoa, Bermúdez, Mella Uno y Dos, Espaillat, Zamarrilla, Barrio Obrero, Conani, Hato Mayor, Hato del Yaque, La Herradura, La Noriega, La Barranquita, Hoya de Caimito y en otros.

En tanto, en los barrios al Sur de la ciudad los apagones eran de hasta diez horas, ya que están ubicados en la tercera clase de clientes morosos, aunque residentes en las urbanizaciones Los Girasoles, Yapour Dumit, Vista Linda, La Fe, Valle Verde, Jardines del Yaque, Villa Magisterial, Las Flores, Brisas del Yaque y Reparto del Valle, se quejan de que pagan normalmente el servicio de electricidad pero no lo reciben como se establece en la cláusula.

Asimismo, en muchos de estos barrios no hay un servicio eficiente de recogida de basura, pero también tienen problema con el abastecimiento del servicio de agua potable.

La Corporación del Acueducto y Alcantarillado (CORAASAN) suspende regularmente el suministro sin avisarlo a los usuarios, los cuales viven quejándose de la forma en que se maneja la institución.

En los barrios de la parte Noroeste, los apagones no cesan y se registran en cualquier hora del día o de la noche, con lo que prácticamente entrarían en una cuarta o quinta clasificación, no establecida en la cláusula de la Empresa Distribuidora de Electricidad del Norte, Edenorte.En tanto, en los barrios al centro de la ciudad hay montones de desperdicios y como ejemplo los comerciantes de la avenida de Mirador del Yaque, entre el perímetro de la calle 30 y la San Luis, ponen como ejemplo un montón de basura que permanece detrás de lo que fue la Compañía Anónima Tabacalera.

La acumulación de basura, según se determinó, se produce porque en muchas áreas el cabildo ha establecido la recogida de los desperdicios una y dos veces por semana, pero la población desconoce esos días porque no tiene un programa de reordenamiento vial ni de información colectiva para orientar la sociedad.

Mientras tanto, Juan Antonio de la Cruz, residente en el barrio Pekín, dijo que están cansados de ir en comisiones a Edenorte para que establezca prioridades en el marco de los clientes de barrios regulados, ya que si bien muchos no pagan el servicio, los que cumplen con este compromiso son sometidos al mismo trato.

Juan Peña, del barrio Cienfuegos, consideró que los moradores de los barrios de la parte Noroeste de la ciudad merecen un trato más digno en cuando al sistema de recogida de basura, ya que los desperdicios acumulados están causando problemas de salud a los niños.

Finalmente, Antonia Pichardo, del barrio Hoya de Caimito, pidió que se normalice cuanto antes el suministro de agua y censuró que haya problema de abastecimiento, cuando se han realizado cuantiosas inversiones en un programa de mejoramiento del sistema potable.