Bear and Sterns cree hay ansiedad en torno a negociación con FMI

Un informe profesional del banco de inversión Bear and Stearns confirma la información divulgada ayer por la sección económica del periódico Hoy sobre la lentitud en las negociaciones con el FMI y los problemas que presentan las cifras ofrecidas por el gobierno sobre el déficit fiscal y los requerimientos de ingresos para financiarlo.

El informe de Bear and Stearns plantea que aumenta la ansiedad por el restablecimiento del acuerdo “stand by” de la República Dominicana con el Fondo Monetario internacional, mientras la falta de noticias alentadoras preocupa al mercado y posibles demoras obligan a las firmas locales a postergar la elaboración de sus planes financieros y proyecciones para el año próximo.

El informe, preparado por Franco Uccelli, afirma que “calzando la incertidumbre relacionada con las negociaciones en marcha entre República dominicana y el Fondo está la incapacidad de los funcionarios del gobierno de ofrecer cifras fiscales consistentes que demuestren de manera concluyente la magnitud de los déficit fiscal y cuasi fiscales del país, así como los proyectos de financiamiento diseñados para cubrirlos”.

Agrega que en este contexto, el FMI está generando sus propios estimados fiscales, un proceso potencialmente lento y doloroso. “Más Aún, hay informes que indican que los negociadores del FMI están adivinando las metas fiscales acordadas bajo los términos del acuerdo “stand by” original, puesto que este pudo haber estado basado en pronósticos excesivamente optimistas”.

Agrega el informe que la situación monetaria del país en un contexto de tensión fiscal significativa, y su bajo nivel de reservas internacionales, también están bajo un escrutinio más cuidadoso.

El informe indica que ha sorprendido a los funcionarios del FMI el hecho que a pesar de mayores influjos de divisas (resultado de un turismo, exportaciones y flujos de remesas más intensos), la emisión de US$600 millones en bonos soberanos, un desembolso de US$120 millones del FMI y otro de US$100 millones del BID, el peso dominicano continúe bajo severas presiones, y sobrepasara recientemente la marca de 40 pesos por dólar.

El informe se plantea que la debilidad del peso es un reflejo del sentimiento negativo entre los individuos y los agentes del mercado local sobre las perspectivas futuras de la debilitada economía.

“Vemos la restauración del programa del FMI y los consecuentes desembolsos multilaterales como elementos decisivos para la viabilidad financiera de República dominicana”, expresa el informe.

Agrega que “sin la ayuda multilateral, creemos que las perspectivas económicas del país son sombrías, y debido al estado de liquidad en divisas, la probabilidad de un incumplimiento en los pagos de la deuda significativamente más elevada”.


COMENTARIOS