Belleza (+) Salud: Aprovecha los beneficios de los exfoliantes físicos

3C_¡Vivir!_03_4,p01

Los exfoliantes ayudan a limpiar y deshacerse de toxinas, a oxigenar la epidermis y a estimular su regeneración celular.
Suelen clasificarse en dos grupos: físicos y químicos. Los físicos combinan agentes con función mecánica de arrastre con productos suavizantes, refrescantes y calmantes.
Pueden tener un origen animal: cáscara de huevo, caparazones de moluscos, polvo de perla…; u origen vegetal: cáscaras de semillas de albaricoque, almendra o nuez, semillas de amapola, copos de cereales, azúcar, bambú; o mineral: sílice, caolín, sal, marina…
A continuación, algunos de sus grandes beneficios:
1. Unifican el tono cutáneo, ya que ayudan a atenuar las manchas.
2. Incrementan la luminosidad de la piel al desprenderse de las células muertas y de otras toxinas.
3. Desincrustan el sebo de los poros previniendo la aparición de esos antiestéticos y sucios puntos negros.
4. Mejoran la textura de la piel, sobre todo de las acnéicas al regular la producción de sebo.
5. Alisan la piel y reducen las arrugas superficiales.
6. Tonifican el cuerpo gracias a la activación de la circulación sanguínea mediante el masaje que se efectúa al aplicar el exfoliante.
7. Aumentan la eficacia de los tratamientos de belleza, ya que tras una exfoliación, la piel se encuentra en un estado óptimo para la absorción de los productos.