Berna, historia, encanto y elegancia

A1

Berna es la capital de Suiza y tiene un encanto difícil de ver en otros destinos cercanos, porque está construida en torno a un recodo del río Aar.
Esta hermosa ciudad data del siglo XII y se caracteriza por tener una arquitectura medieval con encanto y elegancia, que la hace única en Suiza y quizás en toda Europa.
Berna es una ciudad pequeña que tiene muchos lugares maravillosos e incomparables.
Originalmente, el nombre de la ciudad proviene de la palabra oso, por lo que sin lugar a dudas, el área más popular es el Pozo de Oso.
Es un parque donde uno puede ver verdaderos ositos con osas grandes, lo que llama mucho la atención porque, es en este punto donde te da la bienvenida la ciudad de Berna.
Qué ver. Berna cuenta con un Jardín Botánico y muchos lugares de interés histórico y una casa estupenda de Einstein.
El casco antiguo de Berna es Patrimonio Mundial de la UNESCO, contando con seis kilómetros de arcadas, las así llamadas “Lauben”; uno de los paseos de compras más largos y protegidos contra la intemperie de Europa.
La impresionante vista de la ciudad antigua se disfruta a orillas del río Aare, desde el Rosengarten (jardín de rosas) encima del BärenPark (parque de osos) o bien desde la plataforma de la catedral de 101 metros de altura.
Una de las atracciones más visitadas en la ciudad de Berna es la Zytglogge. Así se llama la Torre del Reloj en el dialecto bernés. A principios del siglo XIII la torre formaba parte de la muralla de la ciudad.
Es bueno informar que la gran campana, que al principio aún se repicaba a mano, se puso en su lugar en 1405.
Catedral. La Catedral de Berna en la ciudad de Berna es el edificio religioso más alto de Suiza con una torre de 100,6 metros.
De estilo gótico, se comenzó a construir en 1421, pero no se terminó hasta el 1893.
Lugares mágicos. Berna cuenta además con antiguos fuertes y bastiones, asimismo con boutiques, bares y teatros de cabaré en el casco antiguo, que no puedes dejar de visitar.
La colección mundialmente más importante de obras del artista Paul Klee se halla en el Zentrum Paul Klee en la periferia de la ciudad.
La casa de Albert Einstein es testimonio de la estadía del físico a principios del siglo XX en Berna, lugar que lo puedes ver en poco tiempo si lo combinas con el Museo
Einstein. Berna es sede del gobierno de Suiza por lo que si quieres conocerlo, está ubicado a pocos metros de la estación principal de ferrocarril. Es un impresionante edificio llamado “Bundeshaus”
Por lo general, las puertas del edificio del parlamento están abiertos para visitantes y más aún puedes ver, sin ningún tipo de seguridad, algunos de los miembros del gobierno en los callejones de la ciudad.
Tomar en cuenta. Pese a tener un excelente sistema de transportes públicos, conviene explorar a pie el centro de Berna.
No puedes dejar de llevarte de souvenil uno de sus famosos chocolates.
Ropas cómodas, dependiendo la época.
Tenis, debido a que sus calles, sobre todo en el casco antiguo son de adoquines.
Puedes pagar en los establecimientos comerciales con tarjetas de créditos.
Si te encuentras en Zúrich lo más recomendable es alquilar un vehículo.


COMENTARIOS