BEYONCÉ UNE A DESTINY’S CHILD EN COACHELLA 2018

16_04_2018 HOY_LUNES_160418_ ¡Alegría!1 D

La cantante Beyoncé regresó espectacularmente al escenario el sábado por la noche con una alegre fiesta temática de bienvenida en el festival Coachella, donde deleitó a sus admiradores con una reunión poco común de su ex trío Destiny’s Child.
Ante unas 100 000 personas reunidas en este punto del desierto del sur de California, la superestrella del pop encabezó el listado del principal festival de música mundial y puso fin a un paréntesis de un año iniciado tras dar a luz gemelos.
Beyoncé no dio señales de haber bajado el ritmo después de su licencia de maternidad, cantando y sacudiendo su cuerpo con apenas un pequeño descanso durante las dos horas mientras dirigía a unos 100 bailarines y músicos de apoyo.
Su marido, el magnate del rap Jay-Z, apareció en el escenario hacia el final de su presentación para unirse durante su canción “Deja Vu”. Sin embargo, resultó ser solo un adelanto de una aparición de invitados menos rutinaria.
Con una grabación de audio del ensayo de la escritora Chimamanda Ngozi Adichie “Todos deberíamos ser feministas”, que permitió a Beyoncé un momento de preparación, la estrella reapareció, siendo elevada sobre el escenario con la silueta inconfundible de tres figuras: eran sus compañeras de Destiny’s Child. Kelly Rowland y Michelle Williams, que se unieron a Beyoncé para interpretar tres de las canciones del celebrado trío, incluida la famosa “Say My Name”.
Fue la primera reunión del grupo desde el espectáculo del medio tiempo del Super Bowl del fútbol americano que ejecutó Beyoncé en 2013. El grupo impulsó a la cantante negra al estrellato, pero también fue víctima de las fricciones internas que llevaron a su disolución.
Beyoncé se refirió a sus excompañeras de banda como sus “hermanas” y también se unió en el escenario con su hermana de sangre, Solange Knowles.
La cantante dejó en claro desde el principio que Coachella era para reunirse, con un presentador que comenzó el espectáculo dando la bienvenida a los invitados a su “regreso a casa”.
Primer día. La estrella del R&B The Weeknd dio el viernes el pistoletazo de salida al Festival de Coachella (Estados Unidos), uno de los eventos musicales más importantes del mundo y en el que Los Ángeles Azules hicieron de sorprendentes embajadores latinos con su cumbia popular y festiva.
El Empire Polo Club de Indio abrió sus puertas a decenas de miles de jóvenes para un festival que acogerá la misma programación en dos fines de semanas seguidos: del 13 al 15 de abril y del 20 al 22.
Con su nombre en mayúsculas en el cartel del Coachella al mismo nivel que Beyoncé, y Eminem, máximo protagonista del domingo, el canadiense The Weeknd ocupó el viernes el escenario principal para demostrar por qué, a sus 28 años, es uno de los cantantes más populares en la música negra actual.
Con el EP “My Dear Melancholy”, publicado hace unas pocas semanas, The Weeknd se ganó al público del festival californiano gracias a un concierto potente y vistoso, con la escultura de una enorme cabeza recostada sobre las tablas, e impulsado por grandes éxitos como “Can’t Feel My Face”.