¡Bienvenida sea la energía del año 2018!

oso 2

“El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable.
Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad”.

Víctor Hugo
El mundo occidental celebra el nuevo año el 1 de enero. La fecha fue heredada por el calendario gregoriano, instaurado por el papa Gregorio XIII en 1582. Desde hoy, tenemos 365 nuevas oportunidades para crear la vida que deseamos. Hace algunos años, comparto la mejor manera de cerrar el año viejo y crear el nuevo año con las facilidades que nos brinda su diseño energético, en un taller llamado “Wortel” (en africano significa raíz)

Estamos viviendo el tiempo de creer para ver, ¡especialmente en el 2018! Cada vez que alguien dice que no cree en esto o aquello, algo en su interior muere. En mi opinión, hay personas que dicen que “no creen” en tantas cosas que ya están muertas aunque aún respiren, solo que quizás faltan 20, 30, o 40 años para que las entierren.

Cada persona en nuestras vidas nos trae una parte de nosotros mismos que hemos olvidado. Todas las pistas que buscamos están en nuestras relaciones. Las personas con las que entramos en relación nos apoyan, para mirar lo que hemos creado y aquello de lo que somos responsables.

El médico, periodista y político francés que alcanzó el cargo de primer ministro y jefe de gobierno durante el régimen de la tercera República Francesa, Georges Clemenceau dijo: “Es preciso saber lo que se quiere; cuando se quiere, hay que tener el valor de decirlo, y cuando se dice, es menester tener el coraje de realizarlo”. El 2018 nos acerca a varias relaciones importantes para conectar con la alta frecuencia femenina, que este año nos brinda. Estas son:

Arquetipo regente: Hada Madrina

Las hadas son los espíritus de la naturaleza y conectan a los seres humanos con la dimensión de los cuatro elementos (tierra, agua, aire y fuego), y con la divinidad. Las hadas madrinas se diferencian de las demás por la madurez y la experiencia, que le permiten tener una responsabilidad importante sobre la vida de su ahijado. Ellas utilizan sus poderes mágicos para actuar como mentoras, en una especie de coach espiritual.

Animal de poder; El oso

Con excepción del ser humano, todas las cosas del Universo conocen la armonía con todo lo demás, y saben como colaborar los unos con los otros para mantener el equilibrio. Los animales de poder son los espíritus protectores del reino animal, que nos ayudan en nuestra búsqueda espiritual de armonía.

El oso es el animal de poder que nos enseña las cualidades y comportamientos adecuados, para vivir de un mejor modo las experiencias de este año. Como los osos hibernan durante el invierno, los nativos americanos lo asocian con el “soñar al Gran Espíritu”. La cueva del Oso simboliza el regreso al vientre de la Madre Tierra, y sugiere un fuerte aspecto femenino, de nutrición y protección. La medicina del Oso nos hace autodependientes, soñadores y visionarios.

En el 2018, el oso favorece la introspección, la curación, la soledad, el cambio, la comunicación con el Espíritu, la muerte/renacimiento, la sabiduría, la transformación y la conexión con el nivel alfa que se requiere para materializar los sueños.

Protección espiritual; Madre Kwan Yin

Existe una energía espiritual que rige cada año calendario brindándonos protección. Este Ser de Luz comparte con nosotros todas las cualidades que ha desarrollado, además de su radiación y su bendición, facilitando en nosotros la práctica del trabajo interno que ya él ha hecho.

Al darle la bienvenida en nuestras vidas a este Ser, se desplieguen en nosotros las virtudes espirituales que éste tiene y podemos beneficiarnos de ellas. El espíritu de Luz del año 2018 es la madre Kwan Yin, conocida como la diosa de la misericordia y el amor, conocida por ayudar a las personas que sienten miseria y poco respeto por sus vidas. Su principal objetivo es restablecer en nosotros el poder del “Yo Soy”.

Vibración numérica primaria; El once

Los números son energía, vibran y nos permiten entrar en sintonía con ciertas frecuencias. En numerología si sumamos el 2+0+1+8=11. El once es un número de una poderosísima vibración, que resuena en nosotros como impulso para la búsqueda interior. Es un número muy espiritual.
La vibración 11 presente en el 2018 nos lleva a hacer una profunda introspección, sobre cómo se ha desarrollado nuestra vida hasta este momento. Nos invita a buscar la reestructuración o mejoría en todas las áreas. La energía del año 11 nos empuja a tomar decisiones. Es un tiempo para evolucionar y crecer.

Arcano primario del año; La fuerza

En el tarot de Marsella, la fuerza está representada por un personaje femenino que con dulzura y sutileza (y no por esfuerzo físico) doma un león, sujetándolo por las fauces. La carta se asocia con el elemento fuego y la estación del verano.

En el 2018, la fuerza nos muestra como dominar lo que nos desafía con los encantos que tenemos. Es una vía para contactar la determinación que supera cualquier obstáculo, el valor que afronta todos los peligros, la inteligencia que vence a la fuerza bruta.

Con la energía de la fuerza, el 2018 es un año para asentirlo TODO, incluso los aspectos menos positivos de nosotros mismos.

Año nuevo chino; Perro de tierra

Los animales tienen la característica de transmitirnos sus capacidades, actitudes e instintos para que podamos salir de una situación dada, mejorar nuestra vida y/o ayudar al prójimo. 2018 es el año del perro de tierra en la cosmovisión china.

El perro ha sido considerado como un enlace entre las dimensiones física y psíquica. A lo largo de tantos siglos, el perro ha logrado entender muy bien al ser humano. En otros tiempos, los druidas, magos y alquimistas utilizaban a los perros como oráculos y les hacían

preguntas.
El simbolismo del perro es la fidelidad, la lealtad, el amor desinteresado, la inteligencia, la obediencia, la protección, el servicio a la familia, la solidaridad, cooperación, inventiva, comunicación, sociabilidad, la percepción y la generosidad. Las cualidades del perro favorecen en el 2018 las buenas relaciones y facilitan los procesos de cambios.

Todas las energías del 2018 nos invitan a transitar lo femenino. El reconocido profesor de filosofía y periodista francés, Ernest Bersot dijo: “Muchas maravillas hay en el universo; pero la obra maestra de la creación es el corazón materno”. Deseo que el 2018 te brinde todo lo que necesitas para desarrollarte en bienestar, con la misma facilidad y dicha que tuviste en el vientre de tu madre.
Que tu año sea dulce y bueno…