Biografía
Mamá Tingó:
Símbolo de la lucha de la mujer campesina

Este mes se conmemora el 35º aniversario  de  la  muerte de Florinda Soriano, conocida como Mamá Tingó, en Hato Viejo,  Yamasá, a manos de  Ernesto Díaz, a raíz de una querella interpuesta por ella contra el teniente  Pablo Díaz.

Esta mujer nació  el 8 de noviembre  de 1921  hija  natural  de Eusebia Soriano. Fue bautizada en la parroquia Espíritu Santo de de Villa Mella, el día 6 de diciembre de 1922.  Tendría como  cinco años cuando murió su madre teniendo que ser criada por su abuela Niní Soriano junto a todos sus hermanos y hermanas en ese mismo lugar.

 Iba siendo aún una niña con su abuelita y sus hermanos por las calles de la Capital de Santo Domingo vendiendo unas petaquitas llenas de carbón que ella misma ayudaba a preparar llenándolas y colocándolas en las árganas de los animales.

Contrajo matrimonio con un campesino llamado Felipe con el cual procreó una familia, pero él murió asesinado y ella se dedicó a trabajar y a criar a sus hijos sola.

Era militante de una liga  agraria cristiana que agrupaba unos 350 miembros que venían luchando por el derecho a la tierra que trabajaban desde pequeños, en manos fraudulentas de terratenientes, políticos y militares.

Antes de morir había sido apresada junto a otros campesinos.

Mamá Tingó es un símbolo de la lucha de los campesino por el derecho  a la tierra  que cultiva a quien Tinmarín  rinde homenaje. En su honor fue develizada una tarja en El cruce de La Bomba, en la carretera que comunica a Yamasá con Guanuma, una parada del metro y también se han compuesto  poesías y varios cantos. Uno de los cantos dice: “No me dejen sola, suban la vó/ Que la tierra e mucha y dá pa tó /En el campo entero se oye una vo/ Vive en hato Viejo, Doña Tingó/ Agarren la mocha y suban la vó; que hay una junta de Sol a Sol”.

Fuente: Artículo Mamá Tingó: Mártir campesina.

Autor: José Gómez Cerda.


COMENTARIOS