Blanco, un color que no pasa de moda en la decoración

Aunque decorar en un solo tono puede resultar aburrido, sabiéndolo integrar podrá conseguir resultados

El blanco es un color que siempre está presente en la decoración del hogar. Símbolo de pureza y tranquilidad, ofrece un ambiente relajado.
Ya sea en algún pequeño detalle, el color de las paredes, algún mueble… es fácil concebir un decorado con algo blanco en él. ya que integrarlo en la decoración no es nada difícil. Pero también puede ser parte de la decoración completa.
Entre las ventajas del blanco en la decoración están que crea un espacio con más luz, aporta serenidad, lo que invita al descanso y es fácilmente combinable con cualquier otro tono.
Además, crea una sensación de mayor amplitud en el espacio y, al ser una tonalidad neutra, nunca pasa de moda.
Gracias a esto, el blanco es uno de los pocos colores que puede usar de forma monocromática sin que resulte pesado a la vista.


COMENTARIOS