BRISAS: Transformar la vida de la mujer

Rosa francia esquea

Nuevamente recordamos aquellas jornadas en que centenares de mujeres fueron muertas y masacradas por reclamar sus derechos, entre ellos el de la igualdad con los hombres en materia laboral.
A lo largo de los años se llevó a cabo todo un accionar en favor de las conquistas femeninas en diferentes ámbitos; en el 1975 que la Asamblea General de las Naciones Unidas estableciera el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer que este año tiene para reflexionar y accionar el tema “Ahora es el momento: las activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres”.
Ese día “es una oportunidad para transformar este impulso en medidas para empoderar a las mujeres de todos los entornos, rurales y urbanos, y reconocer a las personas activistas que trabajan sin descanso para reivindicar los derechos de las mujeres y conseguir que estas desarrollen su pleno potencial” dice la entidad ONU Mujeres.
Este año, el Día Internacional de la Mujer se suma a un movimiento mundial sin precedentes por los derechos, la igualdad y la justicia de las mujeres.
Serán realizadas jornadas de reflexión acerca de los logros, y de las metas que todavía no hemos logrado.
En nuestro país, desde el 1942 la mujer tiene derecho al voto; asimismo en el ámbito laboral el sexo femenino ocupa más de 40% y las investigaciones realizadas arrojan el índice de profesionales ha aumentado igual que su presencia en las aulas de las escuelas y las universidades.
Hay todavía muchas conquistas pendientes para lograr una igualdad plena y una de las tareas más importantes es lograr la erradicación de la violencia de género en los ámbitos del hogar, del trabajo, de la salud y de otras instancias.
Asimismo, hay cargos de alto nivel que nunca han sido ocupados por mujeres, no obstante estar ella capacitada para su desempeño.
Y como ya lo he manifestado en varias ocasiones, en este Día Internacional de la Mujer abogamos porque llegue el año en que no tengamos que conmemorarlo porque habremos logrado la igualdad plena en todos los órdenes.
A las activistas urbanas y rurales les queda una gran tarea por delante, tal y como lo demanda el lema de este año.