Brisas:No solo los plásticos dañan

Rosa francia esquea

Bajo el lema “Un planeta sin contaminación por plásticos” conmemoramos este 5 de junio el Día Mundial del Medioambiente.
En la campaña preparada al efecto se insta a los Gobiernos, a la industria, a las comunidades y a las personas a unirse para reducir urgentemente la producción y el uso excesivo de plásticos desechables que contaminan nuestros océanos, dañan la vida marina y amenazan la salud humana.
Según estudios realizados, cada año, el mundo usa 500 000 millones de bolsas de plástico y 8 millones de toneladas de ese material termina en los océanos, equivalente a descargar un camión de basura cada minuto.
Además, es alarmante y para reflexionar: en la última década producimos más plástico que en todo el siglo pasado y también que el 50 % del plástico que usamos es de un solo uso (desechable).
El plástico constituye el 10 % de los residuos que generamos y ya hay una premonición nada halagüeña: en el año 2050 habrá más plásticos que peces en los océanos.
Envases para bebidas y materiales variados, bolsas de compras, cucharas, platos de comida, además de pañales para adultos y bebés, no solo son plásticos, sino desechables, con el agravante de que duran años para destruirse.
Fruto de los desechos plásticos que van a los mares y océanos, no solamente se contaminan las aguas, sino que toda la vida animal y vegetal que hay en ellos se ve afectada.
Pero, aunque son una grave amenaza, yo diría una terrible realidad: no solo son los plásticos los que contaminan. Imagínese cuánta contaminación llevarán consigo esas enormes masas de lava que están despidiendo ahora mismo los volcanes en erupción en Hawái y en Guatemala.
Esas bombas que destruyen tantos seres humanos y a la naturaleza y… ¿qué pasara con la atmósfera y el aire que respiramos? ¿Acaso esas descargas nucleares en los océanos no contribuyen a dañar sus aguas y -por ende- la vida? ¿Y la radioactividad?
Y claro, la ignorancia e irresponsabilidad de los seres humanos que sin hacer conciencia, hacemos cada vez más acciones que dañan el ambiente.
Ojalá que no lo hagamos un solo día, sino que permanentemente declaremos el Día Mundial del Medioambiente.
¡A luchar por un planeta sano!


COMENTARIOS