Buscan depurar mercado de valores

El mercado de papeles comerciales que ha venido operando en el país desde hace nueve años a través de la Bolsa de Valores de la República Dominicana y desde mucho antes de manera informal, está siendo sometido, tras la promulgación de la Ley 19-00, a una reforma para transformarlo en un nuevo mercado de valores regulado, proceso que incluye la depuración de las empresas registradas y autorizadas a emitir y de los puestos de bolsas que calificarían para operar.

Las instituciones creadas para regular el nuevo mercado son la Superintendencia de Valores y la Comisión Nacional de Valores.

Muchas empresas se habían estado financiando a través de la emisión y colocación de papeles comerciales, no eran reguladas por el Estado ni estaban regidas por una ley.

Parte de los papeles comerciales eran colocados a través de la bolsa de valores de Santo Domingo, institución privada que regulaba las operaciones de ese mercado, pero otra parte de esos valores se emitieron y colocaron al margen de esa bolsa, de manea informal, se explicó.

Se indicó que a pesar de que hasta marzo del 2000 la República Dominicana no contaba con una ley de mercado de valores, el mercado de papeles comerciales creció de tal manera que hay empresas que llegaron a financiarse por esta vía con sumas de hasta de más de 300 millones de pesos.

Las transacciones hechas a través de la Bolsa de Valores de la República Dominicana ascendían en octubre pasado a más 78 mil 923 millones de pesos. Esta suma no incluye las colocaciones de papeles comerciales no registrados en esa bolsa.

Tras la promulgación de la Ley de mercado de valores y la creación de la Superintendencia de valores, tanto a los emisores como a los puestos de bolsas se les están exigiendo una serie de requisitos, como son que el puesto de bolsa a través del cual se realiza la operación esté registrado, y las emisiones sean autorizadas. Las empresas y puestos de bolsas que cumplan con esos requisitos serían autorizados a operar y los que no quedarían fuera del mercado de valores, según se explicó.

La Superintendencia de valores acaba de dar a conocer su primera resolución del día 12 del presente mes, en virtud de la cual inscribió y autorizó a operar a los puestos de bolsa Gerencial de Valores, S.A., Provalores, S.A, Valores Profesionales, S.A. (Cotisa), Transacciones Globales, S.A. e Inversiones Popular, S.A.

La autorización de esos puestos de bolsas está condicionada a que cumplan con estos tres requisitos:

1.-Que a más tardar al 31 de diciembre del presente año, tengan un programa individual de ajuste a la normativa de inscripción y autorización para operar.

2.-Que más tardar en dos meses los puestos de bolsa pertenecientes a un grupo económico o financiero, establezcan las barreras o murallas chinas necesarias, tanto a nivel de estructura física y administrativa como de funcionamiento, para independizar sus funciones y mantener el control de las informaciones que manejan.

3.-Los puestos de bolsa deberán constituir la garantía a que hace referencia el artículo 64 de la Ley de Mercado de Valores y los artículos 117 al 119 de su Reglamento de aplicación, tan pronto la Bolsa de Valores de la República Dominicana defina los términos de la misma.

En cambio, pospuso la inscripción, a través de la segunda resolución, aunque en principio aprobó sus solicitudes, de los puestos de bolsa Mercabanc, S.A., Lafise Valores Santo Domingo, S.A., Citinversiones de Títulos y Valores, S.A, y Acciones y Valores, S.A. (Acyval).

La Superintendencia de Valores explicó que las operaciones de estos últimos puestos de bolsas quedan suspendidas “hasta tanto sean resueltas las situaciones particulares que motivan dichas solicitudes, que les permitan acogerse a las disposiciones de la Ley de Mercado de Valores, su reglamento y las normas de la Superintendencia”.

La Superintendencia advirtió que los últimos puestos de bolsas señalados “sólo podrán dedicarse a la administración de la cartera de valores negociados antes del 2 de enero del presente año, la cual deberá cancelarse a más tardar el 31 de diciembre del 2003, bajo la supervisión y seguimiento de esta Superintendencia”.

Los restantes once puestos de bolsas que completan los veintiuno que operaban a través de la Bolsa de Valores de la República Dominicana no han recibido aprobación por parte de la Superintendencia de Valores. Algunos de ellos ni siquiera han expresado su interés en participar en el mercado debido a las rigurosas normas y exigencias que están aplicando los reguladores, en cumplimiento de la Ley.

La reforma del mercado de valores coincide con una situación de caída en el crecimiento económico y de reducción de la liquidez de muchas empresas.