Cada vez más frecuentes embarazos de mujeres con lupus eritematoso

MÉXICO. Cada vez son más frecuentes los embarazos de mujeres con lupus eritematoso, una condición que requiere una estrecha vigilancia y control médico para evitar complicaciones, dijo en un comunicado el doctor Francisco Mejía Romo.

El especialista en embarazo de alto riesgo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco señaló que, tan solo en la Unidad Médica de Alta Especialidad de esta entidad se llegan a registrar hasta cinco casos por mes.

“Esto requiere un manejo especializado y multidisciplinario por parte de especialistas como el obstetra, reumatólogo, médico internista, nefrólogo, hematólogo y médico internista para prevenir riesgos tanto para la mamá como para el bebé”, aseveró el experto.

El lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad inflamatoria crónica, autoinmune y de causa desconocida.

De acuerdo con la Fundación Americana de Lupus, en el mundo se registran aproximadamente unos 5 millones de casos de las distintas variedades de lupus, y el 90 % de quienes sufren la patología son mujeres de entre 15 y 44 años de edad.

Mejía Romo explicó que el lupus es más frecuente en mujeres, entre los 17 a 35 años de edad.

“Anteriormente se contraindicaba el embarazo con esta enfermedad de origen autoinmune, no obstante en la actualidad la paciente lúpica que desea ser madre puede ser asesorada por personal médico”, señaló.

El objetivo, dijo es evaluar factores como daño orgánico que presenta la paciente, como hipertensión pulmonar, enfermedad renal avanzada, insuficiencia cardíaca, enfermedad pulmonar intersticial.

Durante la gestación, destacó el especialista, el que la paciente curse nefritis lúpica – hinchazón e irritación de los riñones- puede ser motivo de interrupción del embarazo.

Indicó que en este tipo de embarazo se debe mantener una estrecha vigilancia médica toda vez que las complicaciones que pueden llegar a presentarse en pacientes con lupus son exacerbación de la enfermedad hasta en un 60 % de los casos, pérdida gestacional en un 19 %, preeclamspia en un 22 % y parto pretérmino en un 30 %.

Así mismo, durante la gestación, la paciente lúpica debe ajustar su tratamiento médico.

“La mayoría de fármacos que le son suministrados para su enfermedad no son suspendidos aunque sí modificados en dosis excepto alguno del grupo de los teratógenos, y un inmunomodulador de depósito que se contraindican con el embarazo”, advirtió.

Dijo que en caso de que la paciente haya consumido estos dos últimos fármacos, se le sugiere esperar dos años para intentar la concepción para evitar riesgos para el producto.

Agregó que el parto de la paciente con lupus eritematoso, no siempre está indicado a realizarse por vía cesárea.

Mientras que durante el puerperio, la paciente deberá ser monitoreada por su médico y se le debe proporcionar tratamiento tromboprofilaxis para prevenir complicaciones, además de un método anticonceptivo que no se contraponga con la patología.