¡Calor, ojo con la deshidratación!

1C_¡Vivir!_25_1,p01~(1)

Las recomendaciones médicas que giran en torno al verano siempre tienen que ver con evitar la exposición a los rayos UV o los golpes de calor, pero no se dice mucho de la deshidratación, que es la pérdida de líquidos corporales por sudoración excesiva a causa del aumento de la temperatura y que puede afectar especialmente a niños menores de dos años y a personas de la tercera edad.
En ese sentido, el Ministerio de Salud Pública dio recomendaciones a la población, especialmente para quienes están muy expuestos al sol.
La institución instó a la ciudadanía a consumir frutas y vegetales y tomar agua abundante, inclusive cuando no se tiene sed. Del mismo modo, indicó que las comidas abundantes, muy condimentadas y calientes, no son recomendables, tampoco el consumo de bebidas alcohólicas, cafeínadas o muy azucaradas, ni alimentos salados o con mucha grasa.
Para sentir mayor comodidad, la entidad de salud recomienda el uso de ropas ligeras, sueltas y de colores claros. También exhorta a usar protección solar y, en la medida de lo posible, trasladarse a lugares frescos y ventilados, además de que ayuda en gran medida, evitar los enojos.
Salud Pública pide especial atención para los bebés, adultos mayores, personas con discapacidad motora y mental o quienes padecen enfermedades crónicas.
Tomar mucha agua. Si realizamos actividades que nos hacen sudar o estamos expuestos a ambientes muy calurosos, no podemos bajar de diez vasos al día. Desde las 8:00 de la mañana hasta el mediodía se puede tomar un vaso de agua cada dos horas, pero desde el mediodía hasta las 3:00 de la tarde, que son las horas de mayor temperatura, se aconseja un vaso cada hora.
También es importante evitar el alcohol, ya que aumenta la temperatura corporal y el riesgo de deshidratación.
¿Cuáles son los síntomas de deshidratación? Dolor de cabeza, mareos y que la piel, que debería estar sudorosa, está seca. Si aparece ese síntoma se debe acudir a emergencia.
¿Cuáles son los síntomas del golpe de calor? En el primer nivel, los síntomas habituales de un golpe de calor son: piel enrojecida, caliente y seca, sed intensa y sequedad en la boca, sudoración excesiva, sensación de calor sofocante, temperatura mayor a 40 °C.
Las autoridades de salud advierten que si una persona siente todos o algunos de los síntomas mencionados en ambos casos, se debe acostar en un lugar fresco, bajo techo, tomar una bebida hidratante, pero nunca infusiones calientes, ni muy dulces.
Cuidados especiales con personas mayores y con los menores de años. Muchas veces, los adultos mayores no perciben bien el cambio de temperatura, de manera que no sudan mucho, y es ahí cuando surge otro problema, conocido como el “golpe de calor”, el cual puede producir arritmia cardíaca o alteraciones en el funcionamiento de los riñones. De igual modo, hay que estar muy pendiente de los niños menores de dos años. La recomendación es no abrigarlos.