Campaña presidencial Venezuela vientos en popa pese a llamados

A1

Caracas.- EFE .- La campaña para los comicios presidenciales en Venezuela entró ayer en su recta final con el Consejo Nacional Electoral (CNE) a la cabeza del proceso, mientras que la Iglesia católica, agrupaciones políticas y Gobiernos extranjeros insisten en pedir la suspensión de la contienda que se celebrará este domingo.
El CNE, un ente del que desconfía la oposición venezolana, realizó este lunes auditorías a las máquinas que se usarán el día de las votaciones y explicó que durante esta semana se cumplirán fases de prueba de toda la logística que requiere el llamado a las urnas. El ente electoral recibió ayer al candidato opositor Henri Falcón que, durante una reunión con autoridades militares, pidió vigilar la transparencia e imparcialidad de los comicios e instó a la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, a “hacer su trabajo” y frenar los “abusos” del presidente y candidato a la reelección, Nicolás Maduro.
“Hemos denunciado un hecho inaudito en cualquier país, y es que el candidato del Gobierno en sus discursos, en cadena nacional (de radio y televisión), le dice a la gente que está dispuesto a comprar los votos”, apuntó Falcón en Twitter, una vez culminada la reunión. El exgobernador, un político que desobedeció a la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) al inscribir su candidatura en estas elecciones señaladas de fraudulentas, denunció que Maduro está violando las normativas que rigen los comicios. Falcón anunció además que, de ganar la elección, el exalcalde Claudio Fermín será su vicepresidente y, según recogen algunos medios locales, aseguró que el excandidato presidencial Henrique Capriles ocupará algún cargo en su gabinete.