Canadá: una nación noble y progresista

A1

Al Embajador de Canadá en nuestro país
Parte 2
En el artículo anterior, analizamos la política migratoria de Canadá. Ahora veremos su panorama político, económico y social.
Hace dos años, Justin Trudeau desempeña las funciones de Primer Ministro de Canadá. Hijo de Pierre Trudeau, figura icónica del liberalismo canadiense quien la gobernó por 15 años. Justin Trudeau es un político joven (43 años) que goza de una gran aprobación a nivel mundial. Trudeau mantiene buenas relaciones con el presidente de Estados Unidos, a pesar de las discrepancias en el enfoque político. Esto es importante debido sus relaciones económicas con México y Estados Unidos mediante el Tratado de Libre Comercio, (NAFTA) que le trae beneficio por generación de empleos y crecimiento mediante el aumento del comercio y las inversiones.
Sus recursos naturales, entre otras riquezas, le permitieron cimentar el crecimiento mediante las materias primas y la fortaleza del sector financiero, pero con la volatilidad de los precios del petróleo experimentados a partir del 2014 y los vaivenes del mercado de la vivienda, el crecimiento empezó a disminuir, por lo que Trudeau utilizó una política fiscal expansiva: aprovechó las bajas tasas de interés, aumentó la inversión en infraestructura, etc.
La economía canadiense mostró un crecimiento modesto de 1.5% en el 2016. El Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta para el 2017 y 2018 un crecimiento por encima de 3%, destacándose Canadá como uno de los motores de crecimiento de la economía mundial. Este aumento se debe a la política fiscal expansiva, los ingresos de los hogares y la inversión empresarial. Otros indicadores, como la inflación, siguen por debajo de la meta del 2% y la tasa de desempleo, por su parte, es de 7%, según la OCDE.
Canadá se dedica a la exportación de bienes como vehículos de motor, maquinaria industrial, equipo de telecomunicaciones, madera, petróleo, gas natural, aluminio, entre otros. Según los datos del WorldFactbook, durante el 2016, el monto exportado por Canadá ascendió a 390.1 mil millones de dólares. Alrededor del 76% de dichas exportaciones fueron hacia Estados Unidos.
En cuanto a las importaciones, el monto correspondiente para el año 2016, según World Factbook, fue de 402.5 mil millones de dólares. Los productos importados guardan bastante relación con el proceso de producción de la industria automovilística. En este sentido, el 52% provenían de Estados Unidos, el 12% de China y el 6% de México.
Si bien la economía canadiense crece, existe incertidumbre en el panorama político y económico mundial: precios del petróleo, variaciones en el mercado de vivienda, disminución del consumo por aumento de las tasas de interés bajo el supuesto de que durante 8 años los bancos centrales de Estados Unidos, Europa y Canadá han hecho masivas emisiones inorgánicas, que tienen que empezar a recoger tan pronto la inflación llegue a 2.0 hay grandes diferencias entre los principales economistas del mundo del cuál sería la reacción en la económica mundial y los mercados a esta importante acción.
Mientras el tema de las modificaciones al tratado de libre comercio no sea cerrado, las medidas tomadas por los países involucrados producen un efecto directo sobre la actividad económica de los demás países.
Un reporte del New York Times señala algunos casos en los que se plantea la imposición de tarifas a la madera y piezas de aviones, dos de los principales bienes exportados por Canadá. Esto exigiría ajustes en las industrias impactadas, sea positiva o negativamente por las políticas proteccionistas.
Lo ideal es que las partes se reúnan y puedan actualizar los términos del tratado y que sea en beneficio de todos los involucrados. Mientras tanto, considero favorables las medidas tomadas por Trudeau en torno a los aumentos de inversión en infraestructura física, educación e innovación tecnológica que aumentan la capacidad de Canadá de mantenerse competitivo y superar, con éxito, los desafíos que traen consigo estas tres revoluciones: globalización, financiera y gerencial, manteniendo en alto nivel las políticas sociales y migratorias, haciendo de Canadá una sociedad altamente equitativa y justa.


COMENTARIOS