Cápsulas genealógicas

Apellidos franceses en la comarca de  San Cristóbal

Los acontecimientos que terminaron con la independencia de Haití incidieron en el Partido de los Ingenios de Nigua. El 29-6-1804 fue el bautizo de Pedro hijo natural de María Yerniá, natural del Dondon. Es interesante ver cómo algunas personas vinieron con sus esclavos como lo demuestra el bautizo de Hilario, el 6-1-1805, hijo de Leonor, esclava de Pierre Libran, francés, quien fue el padrino.

El primero de los apellidos emblemáticos de San Cristóbal de origen francés que recibió las aguas bautismales en dicho Partido y en la capilla del ingenio de la estancia de Camba fue Juan Francisco, el 26-9-1805, hijo de María Lachapelle, para seguirle Joaquina el 12-1-1807 en la capilla de Camba Abajo, hija de Valentín Arnes y María Altagracia de Adames y en la ermita de San Cristóbal, el 20-6-1813, Juan Bautista, hijo de Luisa Nival, esclava de Juan Nival, de nacionalidad francesa. Hubo una mayoría naturales de Mirabelais, entre los que se encuentran Antonio, bautizado el 1-8-1814, hijo de Josefa Espinosa, natural de la antigua colonia francesa. El 28-10-1816 Teresa, hija de Prudencio Carela y Dominga Bensáns. El 4-1-1817 se bautizó a Luisa, hija de Luisa Larancuent. El 22-10-1817 fue el bautizo de María de la Rosa hija de Pedro Luis Maztiz y María Luisa Montás, siendo sus padrinos Claudio Montás y María Teresa Buret. El 10-8-1818 Gerónimo hijo de Francisco Divisót y Juana Margarita Galánt, los padrinos Gerónimo Barón y María Clara Galánt. El 28-11-1819 fue bautizado Isidro hijo de Juan Duversé y Juana Margarita Revél, sus padrinos Isidro Montás y María Francisca Buri.

En cuanto a los matrimonios, el 16-2-1814 Juan Francisco Nival casó con Marta Larcehit, naturales de la nación francesa, cuyos testigos fueron Pablo de León y María de Vera. El 24-4-1820 Gerónimo Montás hijo de María Teresa Buré, casó con Victoria hija de Bartolomé Langumar y María Luisa Faisé, padrinos Juan Pedro Lasapena y doña María Josefa Brito. En la iglesia de San Cristóbal, el 16-9-1825 contrajeron nupcias Julián Pereyra, hijo legítimo de Toribio y María Juana, naturales de Mirabelais, y Apolonia, hija legítima de Lorenzo Polanco y Tomasa de Aquino, vecinos de Los Alcarrizos, siendo testigos Juan Magdaleno de los Santos y Dionicia Suero.

En la ermita de San Cristóbal, el 23-2-1815 recibió sepultura Juan Gabriel Florentino, francés de Jatibonico de la colonia. El 13-5-1816 fue sepultado Gerónimo, hijo de Gerónimo Nival y María de las Nieves, naturales de Mirabelais. El 15-3-1818, Claudio, de 50 años de edad, hijo de Esteban Montás y Catalina Rondón, naturales de Artibonito. El 3-2-1819 Fernando, de 8 años de edad, hijo de Miguel Corporant y María Simona, naturales de Mirabelais.

Al consolidarse la ocupación haitiana aumentó el número de apellidos de origen francés. De mayo de 1805 a octubre de 1852 se realizaron 11,137 bautizos, de los cuales 1,235 (11%) corresponden a niños con apellidos de origen francés, de los cuales en 182 casos ambos padres eran de origen francés, 659 era de madres solteras y 394 eran de apellidos mixtos, franceses y españoles. Hay que tener en cuenta que por la españolización que hacían los sacerdotes de nombres y apellidos, una cantidad indeterminada debió perderse. Algunos de esos apellidos son: Adames, Beltré, Benoit, Bensáns, Bernal, Burét, Cadet, Chantínt, Chevalier, Coën, Coiscoud, Corporán, Cruz, Cuascû, Diprét, Doñe, Duversié, Duval, Duvergé, Fevrier, Florentino, Galán, Labalé, Lachapelle, Lafortún, Langomuá, Larancuent, Laraperát, Montás, Mosét, Nivál, Obét, Pacheco, Pepén, Pereyra, Renville, Sanó, Tamarés, Tolentino, Yuber y Yosónt.

Instituto Dominicano de Genealogía