Caribeando
Lo que pasó y lo que viene en el MIC

http://hoy.com.do/image/article/413/460x390/0/F9EFFE32-E3AA-461A-802F-A787A80F773C.jpeg

C onsciente de que este Suplemento debe publicar las actividades que se van a realizar, y no las que ya pasaron, me tomo la libertad de referirme a lo que pasó en el III Congreso Música, Identidad y Cultura en el Caribe (MIC III), recientemente  en el Centro León de Santiago de los Caballeros.

Definiéndolo como grandioso o majestuoso me quedaría corto ante tantos detalles bien cuidados, ante tantas disertaciones de calidad, ante esas figuras del canto y la música que allí estuvieron y ante los gratos momentos que nos hicieron pasar. Todo eso me hizo reafirmar mi criterio, que define esta actividad bienal como el evento cultural que mejor nos representa ante el mundo.

Ver a Omara Portuondo y Olga Guillot cantar juntas, besarse y abrazarse, bailar tres minutos de rumba, compartir después de 54, años fue fascinante; disfrutar junto a José Feliciano y su humor negro, oírlo cantar, fue un estupendo regalo; escuchar a Danny Rivera en una ponencia con calidad de magistral, fue un lujo. A eso, podemos añadir la experiencia de hablar, almorzar y reír, durante tres días, junto a una significativa delegación de boleristas dominicanos, y sobre todo, disfrutar de una noche con Sergio Vargas de anfitrión  y de una gala del bolero dominicano, fue más que memorable. Ahora les comento lo que viene. Aunque será dentro de dos años, me siento feliz porque el IV Congreso está dedicado al jazz desde la perspectiva caribeña, o lo que yo he nombrado nuestro jazz, el que tiene nuestra forma y color. Ahí estaré!


COMENTARIOS