Carpinteros, nuevo perfil del cine dominicano

Ca

Impacta  por  su acertado guión en base a un tema que clamaba hacerse película, el   criterio, sensibilidad, sentido profesional del  proyecto y el agudo sentido para seleccionar su equipo artístico y técnico.José María Cabral no ha tenido suerte. Carpinteros no es  un resultado de azar, o la casualidad.

Si hacía falta una película dominicana  total y definitiva  que dejara satisfechos a público, cronistas y críticos,  lejos del paternalismo alegando la juventud del director, y sin acudir ni adulación  inútil o compromiso corporativo… es ésta.  Una nueva realidad del cine criollo ha llegado: Carpinteros.

Esta producción llega para prohibir que nunca más se hable del  “cine dominicano”, como una  identidad  única  de un  quehacer fílmico simplista, comercializado y necesariamente marcado por falencias y miserias de producción. Para hablar del cine nacional, ahora hay que detenerse a clasificar y asignar premios o reprimendas, de acuerdo con las tendencias, líneas y trayectorias, todas variadas y distintas.

Carpinteros es el punto  cinematográfico criollo más alta calidad que ha llegado a pantallas en lo que va de año.

Carpinteros  pone  en primer plano el talento de su director José María Cabral, (Jaque Mate, Arrobá, Despertar,  y Detective Willy) que logra su obra mejor terminada, pero además muestra  mostrar la fuerza de  actuaciones deslumbrantes y auténticas, haciendo un uso  correcto y a fondo del  armazón técnico,  en la que resaltan a lo lejos  la fotografía, la edición, el diseño de arte y el de sonido y, finalmente para dar una lección acerca de cómo se pueden abrir, de par en par, las puertas del cine mundial a la producción cinematográfica local.

Este el drama carcelario con  geniales  toques de humor,  tiene un valor artístico y social que trasciende a las  proyecciones  que inician mañana jueves, llamadas a convocar,  sobre todo por la recomendación persona a persona que habrá de producirse, por el efecto sobre y a nuestro juicio, debido a su fuerza como documento que expone el bi-polar sistema carcelario dominicano que simultáneamente resulta ser orgullo y ejemplo dominicano (el nuevo modelo penitenciario) y vergüenza que agrede la dignidad humana (el viejo modelo).

Una historia humana, magistralmente interpretada por sus tres protagonistas  con una paleta viva de colores y con mostrando lo mejor y lo peor del género humano cuando es la pasión del amor o el sinsentido del egoísmo, las que conducen conductas y actitudes.

Lo que impacta de Carpinteros es  su acertado  criterio, sensibilidad, sentido profesional del quehacer, sentido agudo para seleccionar su equipo.

José María Cabral no ha tenido suerte. No es Carpinteros un resultado de azar,  la suerte, la  casualidad o el movimiento de los astros.

Este es el mismo Cabral del drama Excesos, (2008) que vimos en  entusiasmados por José Enrique Pintor, impresionado por la capacidad del novísimo director criollo, sólo que ahora, tras sus estudios de dirección y actuación en New York, tras muchos esfuerzos individuales de capacitarse, al fin ha logrado un filme apetecido internacionalmente, al punto de que ya le fue comprado para su exhibición en el resto del mundo.

Para este caso, Cabral se decidió por seleccionar actores profesionales del más alto desempeño y emplear como base de la historia, a personal de vigilancia carcelaria y a los propios privados de libertad, que dieron el máximo de lo que podían ofrecer. Filmar en dos cárceles con dos modelos penitenciarios distintos, por el hacinamiento, el calor agobiante y el peligro que implicaba, fue una tarea desafiante que Cabral aceptó, y ha salido con dignidad a buen camino,

Carpinteros tiene los desnudos más naturales que hayamos visto (de hombres y mujeres) en el cine criollo. La escena intima entre los dos protagonistas, es de antología para la no escrita historia visual del cine dominicano.


COMENTARIOS