Casa Abierta propone crear un consejo juvenil de lucha drogas

Juan Radhamés de la Rosa Hidalgo, Antonia Santana, Francisco Francisco y Selianny de Jesús

Crear un consejo juvenil para la prevención control y tratamiento del abuso de drogas y adecuar la penalización de acuerdo a la gravedad y responsabilidad ante el hecho o sustancia de la que se abusa, fueron parte de las propuesta hechas ayer durante el foro “Políticas de drogas, derechos, salud y juventud, desde la Ley 50-88″, organizado por Casa Abierta.
La actividad que forma parte de los actos conmemorativos de la entidad, fue realizada en San Francisco de Macorís y participaron como ponentes el abogado Francisco Francisco, el psicólogo Juan Radhamés de la Rosa y la joven Selianny de Jesús, del equipo técnico de Casa Abierta en esa ciudad.
Durante el foro, los participante abordaron el tema desde la perspectiva del derecho y los derechos humanos, desde la perspectiva de salud y la posible aplicación de la Ley 50-88 y cómo esta afecta de forma particular a la juventud.
Explicaron que la referida ley debe tomar en cuenta que el consumidor de drogas tiene un problema de salud, que necesita ser tratado y que no es un ente de peligro para la sociedad, como “equivocadamente establece la ley”.
Indicaron que en una legislación nacional para enfrentar el fenómeno de las drogas es necesario incluir el tema de salud desde la perspectiva de la prevención, el tratamiento y la reducción de daños y riesgos.
Plantearon además tomar en cuenta el apoyo psicológico, apoyo emocional, espacio de rehabilitación, la masificación de informaciones veraces acerca de los riesgos y daños a causa del consumo.
En lo que respecta a la juventud, entienden que en vez de ser discriminada por su condición social o económica y de tratarlos como violador o traficantes debería recibir atención de víctima.
El consenso al que asistió un alto porcentaje de la población se sugirió que en la legislación nacional sobre drogas deben incluirse elementos que garanticen los derechos y el desarrollo integral de la juventud, ya que la actual ley existe de manera teórica y no se ejecuta como corresponde.
El foro concluyó con las palabras de Antonia Santana, directora de Casa Abierta en San Francisco de Macorís, quien expresó satisfacción por las inquietudes suscitadas presentadas.
Agregó que el tema debe ser trabajado y socializado por las entidades representativas de la sociedad.


COMENTARIOS