Cascaras de guineo mental

Todos vivimos sumergidos en problemas, en altercados con que se generan dentro de nosotros mismos y afectan nuestro círculo social, muchas veces, son prejuicios que están solo en nuestra mente. Por cada obstáculo que se nos presente, toma lugar esa mente juzgante y desafiante que lo único que hace, es alejar el propósito de vida de nuestro camino.

En la mayoría de los casos, estos prejuicios, solo se encuentran en nuestra mente. Si sube la gasolina, si la tarifa de la luz aumenta, si nuestros ingresos se devalúan por motivo de la inflación, o si tenemos que tomar una decisión, tenemos que soltar algo valioso o desprendernos de algo simbólico en nuestras vidas, tanto lo primero como lo segundo, los pensamientos que generemos frente a esas disyuntivas, están solo en nuestras mentes. Aveces somos nosotros quienes nos ponemos nuestros propios límites.

Los límites están solo en nuestra mente, el ser humano es capaz de conseguir aquello que se proponga, solo si lo visualiza en su mente primero. Cuando vas por un camino, y ves una cáscara de guineo tirada en el suelo, talvéz no te importe la cáscara porque estás viendo al otro lado del camino, y aun así decides avanzar lo más probable es que te caigas al pisar la cascara; una vez en el suelo, tú decides como manejar la caída, te devuelves, quitas la cascara y avanzas o retrocedes un poco, te tomas un café mental y luego vas por ello con un plan para no volver a tropezar con la cascara.

Muchas personas que tienen alguna discapacidad física o mental, a lo que verdaderamente podríamos llamar un límite real por el evidente impedimento de salud que puede obstaculizar el desempeño en el cumplimiento de nuestras metas, sin embargo hay casos donde estos héroes incapacitados han desafiado el mundo y han logrado lo que nosotros no hemos podido alcanzar.

Entre los tantos triunfadores podemos mencionar a Jhon Nash, fue un matemático estadounidense brillante, ganador de varios premios nobel de economía, a pesar de su enfermedad mental, fue inspiración de una película donde gano varios premios Oscar, Otro de los grandes es Stephen Hawking, fue un físico teórico británico, a pesar de su enfermedad degenerativa, fue uno de los físicos más conocidos en los tiempos de Einstein, un gran triunfador y luchador que no cegó su mirada ente la cáscara de guineo mental. Un ejemplo contemporáneo que no puedo dejar de mencionar, es Adriana Macías, una gran Coach y conferencista internacional, proveniente de México, este ultima nació sin brazos, aun así, crió su única hija, viaja por el mundo quitando esas cáscaras de guineo mental que la gente tiene e impulsando a que siempre hay un camino para llegar a la meta, sin importar donde te encuentres.

Entiendo que no todo se logra por arte de magia, también entiendo que en muchas ocasiones vas resbalar con tus propias cáscaras, te insto a que cuando suceda, te pongas de pie y pases al otro lado. No es caerte lo que te destruye, es no saber levantarte, los límites los pones tú. Tanto aquello que genera como lo que no se genera en tu mente, TU eres responsable, recicla tus pensamientos, echa toda esa cáscara mental a la basura y dale entrada a nuevas ideas, nuevos horizontes, nuevas metas, si hay un cambio en tus pensamientos, habrá un cambio en tu vida.