Casi 80 niños completan Programa Terapéutico Integral

12_01_2017 HOY_JUEVES_120117_ ¡Vivir!3 C

“Aquí nos tratan como si este fuera nuestro hogar. Todas las terapias nos han ayudado a mejorar nuestra calidad de vida y a entender la condición de nuestro niño”.
Así se expresó Alejandra Gómez, madre de Anthony de Jesús Gómez, niño con condición de autismo, quien junto a otros 27, en semejante condición y con la de Síndrome de Down, completaron su tratamiento en el Centro de Atención Integral para la Discapacidad (CAID).
La primera dama Cándida Montilla de Medina encabezó el acto de despedida de los 28 niños que completaron el programa. Estos elevan a 79 el número de egresados del CAID-Santo Domingo Oeste, desde que inició sus operaciones.
Agradecimientos. Se trató de un acto lleno de amor, color y alegría, en el que no faltaron las lágrimas de emoción.
Padres y niños se confundían en abrazos de agradecimiento con los terapeutas y técnicos del CAID.
Tras recibir sus certificados como egresados, todos los usuarios del CAID disfrutaron la alegría del espectáculo Sofía Globitos en el Taller de Los Reyes Magos”, con la participación de niños con discapacidad, y recibieron regalos, juguetes y golosinas.
También cada familia recibió de manos de la Primera Dama y otras autoridades del CAID un retrato familiar, como recuerdo de la meta alcanzada en ese centro, que es la primera acción desde el Estado en la historia del país, a favor de niños y niñas con discapacidad.
Asimismo, fueron reconocidos los padres que cumplieron sus metas al cien por ciento, llevando a sus hijos a las terapias, participando en las actividades y cumpliendo paso a paso los requerimientos necesarios para el avance de sus hijos.

Aunque estos usuarios del CAID ya han concluido sus terapias y están insertos en sus respectivos entornos sociales, junto a sus familias, continuarán, como sus antecesores, recibiendo terapia de manera ambulatoria, siempre que lo requieran.
Moisés Taveras Ramírez, director del CAID en Santo Domingo Oeste, dijo que previo a concluir el plan terapéutico individual que les corresponde, los niños son evaluados y se les elabora un programa de seguimiento, para mantenerlos en control de sus respectivas discapacidades y, entonces, pasan a formar parte del activo del centro.
“Nuestros niños son la parte principal de nuestra esencia, por ellos y por sus familias existimos, por lo que nuestros egresados también llevan el apellido CAID”, enfatizó Taveras.


COMENTARIOS