Casi cuatro millones de personas asistieron a actos con el papa en 2016

El papa Francisco recibe los vítores de los asistentes a la Jornada Mundial de la Juventud celebrada en Cracovia, Polonia, a su llegada al recinto a bordo del papamóvil para oficiar una misa, el 31 de julio de 2016. (AP Foto/Gregorio Borgia)
El papa Francisco recibe los vítores de los asistentes a la Jornada Mundial de la Juventud celebrada en Cracovia, Polonia, a su llegada al recinto a bordo del papamóvil para oficiar una misa, el 31 de julio de 2016. (AP Foto/Gregorio Borgia)

Ciudad del Vaticano.- Casi cuatro millones de personas asistieron en 2016 a los diversos actos convocados en el Vaticano con la asistencia del papa Francisco, informó hoy la Santa Sede.

En total acudieron a esos eventos 3.952.140 personas, precisó el Vaticano, que no obstante recordó que la estimación de la asistencia a los actos presididos por el papa es aproximada y que se basa en la distribución de billetes, las peticiones de participación en ellos y el cálculo de asistentes.

En 2015 asistieron a esos actos 3.210.860 personas, según los datos que hizo público el año pasado el Vaticano.

El acto que más personas congregó fue el rezo del ángelus, al que acudieron a lo largo del año un total de 1.650.000 personas, seguido de las diferentes celebraciones litúrgicas, que congregaron a 924.500 personas.

A las 43 audiencias generales de 2016, que se celebraron como es habitual en la Plaza de San Pedro y en el Aula Pablo VI, asistieron 762.000 personas. Además, hubo 446.000 personas que acudieron a las 11 audiencias jubilares convocadas durante el Año Santo de la Misericordia, que concluyó el pasado 20 de noviembre.

Por último, 169.640 personas participaron en las audiencias especiales organizadas con el papa Francisco a lo largo del año.

Los datos no tienen en cuenta la asistencia a los actos en los que participó el papa durante sus viajes internacionales, que en 2016 fueron los que Jorge Bergoglio hizo a México, Lesbos (Grecia), Armenia, Polonia, Georgia, Azerbaiyán y Suecia.


COMENTARIOS