Catedrático UASD cuestiona informe del Banco Central

El País/ El Dr. Manuel Linares  entrego un informe al Público  General sobre la recensión en la economía Dominicana  durante el Años 2009.Hoy/José Francisco.21-6-2010
El País/ El Dr. Manuel Linares entrego un informe al Público General sobre la recensión en la economía Dominicana durante el Años 2009.Hoy/José Francisco.21-6-2010

El economista Manuel Linares cuestionó ayer los datos ofrecidos por el gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu, en torno al crecimiento económico de un 6.4% en el primer trimestre de este año. Al referirse al tema, el profesor de la escuela de Economía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) sostiene que esta alegada mejoría no se refleja en la calidad de vida de los trabajadores.
Al analizar los números ofrecidos, el catedrático sostiene que el “portentoso” crecimiento económico de 6.4% en enero- marzo 2018, “trajo consigo una desaceleración del crecimiento en el consumo obrero-campesino, una caída en el consumo público, una desaceleración en el crecimiento de las exportaciones, una aceleración en el crecimiento de las importaciones, presión indeseada sobre el resultado final de la cuenta corriente de la balanza de pagos y un ahondamiento en el déficit de la balanza de bienes”.
En tono irónico exclamó: “¡Qué crecimiento más “virtuoso” y “magnánimo”! ¡Qué viva nuestro sabihondo gobernador del Banco Central!”. Explicó que el consumo final, constituido principalmente por el consumo obrero-campesino, experimentó un crecimiento de 4% inferior al crecimiento del PIB (6.4%) y muy distante del crecimiento de la formación bruta de capital (10.2%); e incluso el consumo final (enero-marzo 2018) creció menos en comparación a la tasa alcanzada en enero-marzo de 2017, que fue de 4.9%.
Y si nos internamos en los dos componentes del consumo final, agregó, los resultados son peores.
“El consumo privado, en enero-marzo 2017, había crecido en 5.3%, en cambio, en enero-marzo 2018, cae a 5%, es decir, su crecimiento se desaceleró; el caso del consumo público fue peor, pues este en enero-marzo 2017, había crecido 1.8%, en cambio, en enero-marzo 2018, cae a -1.7%, por tanto, su crecimiento se precipitó hacia la recesión”, precisó.
De acuerdo a su análisis, la conclusión es muy obvia: el portentoso crecimiento de la economía en enero-marzo 2018, no implicó la superación de la dinámica del consumo obrero-campesino acaecido en enero-marzo 2017.
Agregó que al examinar cómo contribuyeron las exportaciones e importaciones, los resultados son mucho menos favorables.
En enero-marzo 2017, las exportaciones crecieron en 7.5%, pero en enero- marzo 2018, descienden a 5.5%, por tanto, su crecimiento se desaceleró.
En enero-marzo 2017, las importaciones crecieron 1.4%, pero en enero- marzo 2018, se sitúan en 6%, por tanto, su crecimiento se aceleró.
En el caso de las exportaciones la entrada de divisas se desaceleró, pero en el caso de las importaciones se aceleró la salida de divisas, dando lugar a una presión indeseada sobre el resultado de la cuenta corriente de la balanza de pagos y ahondando el déficit en la balanza de bienes, explicó el economista.


COMENTARIOS