Causas de una masacre o la venganza del Dictador (1 de 2)

JOSÉ B. GAUTIER
Para comprender el significado ulterior y poder valorar las causas inmediatas de la matanza de haitianos en 1937 ordenada por Rafael Trujillo haré una breve recapitulación de todo el proceso que comenzó con la firma del Tratado de Límites entre los Presidentes Horacio Vásquez y Louis Borno el 21 de enero de 1929.

Hasta el mismo momento en que la Constitución del 21 de junio de 1924 fuera modificada el 19 de enero de 1929 durante el mandato del Presidente Vásquez, modificación sometida a un agitado plebiscito nacional, público y contradictorio, el territorio de la República Dominicana, según su Art.3, era el establecido por medio del Tratado de Aranjuez de 1777, suscrito entre España y Francia. Esta Constitución se sometió a ese escrutinio popular para variar este concepto territorial y permitir la firma de un Tratado de Limites basado en la realidad.

La verdad era que gran parte de ese territorio consignado constitucionalmente como dominicano de hecho había sido ocupado por Francia para su colonia de Saint Domingue antes de 1804 y por pobladores de la República de Haití entre 1804 y 1844.

Durante la Guerra de Independencia de 1844 a 1859, guerra que perdieron los haitianos,- el pueblo y las fuerzas armadas dominicanas de la nueva República recuperaron en sangrientas luchas armadas, todo el territorio perteneciente a la antigua colonia española de Santo Domingo y algunas de esas franjas de tierra en manos de pobladores haitianos de 1804 a 1844 mencionadas en el Tratado de Aranjuez de 1777.

Todavía para 1929 quedaban algunos territorios en litigio en el área de la frontera, cuestión que preocupaba a la autoridades gubernamentales dominicanas y haitianas por los constantes enfrentamientos de sus pobladores. Con la forma del tratado de Limites entre los dos países, se trataba de buscar fin a las diferencias territoriales.

Mediante un estudio entre las partes afectadas se llegó a establecer la línea que separa los territorios respectivos de las dos Repúblicas. Para su existencia legal y como único vínculo jurídico que había de unir a la República Dominicana y a la República de Haití en lo tocante a sus fronteras esa línea debía ser descrita en un Tratado y el trazado de ella debía ser llevado sobre el terreno.

Para determinar con la precisión necesaria la línea divisoria y para establecer sobre la tierra, en los lugares, de la manera y en el tiempo, padrones que pongan a la vista los limites de ambas Repúblicas, se organizó una Comisión compuesta por seis miembros, tres por cada República.

La Comisión Delimitadora de Fronteras Dominico-Haitiana de 1929 fue integrada por el Lic. Manuel A. Peña Batlle, el Ing. Manuel S. Gautier y el Ing. Miguel A. Cocco por la sección dominicana y por el Ing. Louis Roy, el Lic. Edme Th. Manigat y el Ing. L Gentil Tippenhauer por la sección haitiana.

Esta Comisión mixta dominico-haitiana realizó el trabajo de campo, trabajando sobre el terreno, de mayo de 1929 a diciembre de 1930.

El Presidente Horacio Vásquez fue derrocado el 28 de febrero de 1930 sin completarse los trabajos de delimitación. El General Rafael L. Trujillo fue juramentado Presidente de la República el 16 de agosto de 1930.

Leamos lo que dice en parte del “Informe General que al Poder Ejecutivo presenta por conducto de la Secretaría de Estado de Relaciones Exteriores, el Ing. Manuel S. Gautier, presidente de la Sección Dominicana de la Comisión Delimitadora de Fronteras Dominico-Haitiana, el 1 de abril de 1943”, sobre los trabajos realizado:

“Las labores de la Comisión Delimitadora, en todos los aspectos previstos en el Tratado y en el Protocolo mencionado, se continuaron con estricta observación a los más mínimos detalles.

En el curso de esas labores, sin embargo, se presentaron sucesivamente cinco dificultades de interpretación que no pudieron ser solucionados por la Comisión, lo que motivó que ésta resolviera en la fecha 2 de diciembre de 1930 dar por concluidas sus reuniones a partir de la construcción de los padrones que la Sección Haitiana tenía a su cargo en los sectores en acuerdo, efectuándose la suspensión de los trabajos el 27 de diciembre de ese mismo año.

En todos los sectores en acuerdo se habían realizado el trazado material de la línea de fronteras, levantando y firmando planos definitivos y colocados los padrones correspondientes, restando únicamente las labores concernientes a los lugares que se indican a continuación, que fueron donde se suscitaron las referidas dificultades de interpretación:

1.- Determinar la cabezada del río Libón;

2.- Determinar el curso que después de la estación de tránsito 805 en el camino de Restauración a Bánica debe seguir la frontera hasta llegar al río Artibonito;

3.- El curso que debe seguir la frontera entre San Pedro y el fuerte Cachimán;

4.- El curso que debe seguir la frontera entre cabezada del Arroyo Carrizal, Rancho de las Mujeres y Cañada Miguel;

5.- El curso que debe seguir la frontera entre Gros Mare y la cabezada del río Pedernales”.