Cayo Confites, en su 70 aniversario

d7

Condenada de antemano, parecería que la historia quisiera relegarla al olvido. Pero el investigador interesado en desentrañar sus causas y sus verdades, no se rinde. Con espíritu crítico, despojado de prejuicios y preferencias, explora, analiza, confronta diversas fuentes y aristas de la expedición fracasada: situaciones y circunstancias que concurren, se alternan y determinan los hechos más notables: La Dictadura de Trujillo y la geo política dominante en ese periodo posterior y anterior a la Segunda Guerra Mundial y la guerra fría, intereses particulares en pugna y mezquindades, divisiones intestinas y de grupos gansteriles y mafiosos, la intríngulis diplomática, el papel de Cuba y gobiernos amigos identificados con la noble causa y de dirigentes y actores involucrados en el drama desde su origen y los elementos que definieron el curso de los acontecimientos y el punto final previsible – no inesperado- del trascendental evento y sus frustraciones, sin dejar por ello de resaltar el coraje, la determinación y el sacrificio de aquellos intrépidos ciudadanos de varios países, hermanados en el ideal de patria libre y soberana, dispuestos a exponer sus vidas, decididos a ponerle fin y derrocar por la vía insurreccional, única plausible, la más férrea, atroz, perversa y cruel dictadura asentada en esta media isla, feudo medieval de un dios todopoderoso, ególatra, ambicioso, criminal y corrupto, capaz de todo, bendecido como Benefactor de la Patria y Padre de la Patria Nueva, el Generalísimo Dr. Rafael Leonidas Trujillo Molina, hijo de la traición y la felonía, “made in USA.”
Muy acertada la iniciativa del Archivo General de la Nación y su Director General, el destacado historiador Dr. Roberto Cassá, de organizar y montar el pasado jueves 3 de agosto un panel integrado por tres conocidos expositores, iniciado con palabras introductorias de bienvenida y una apretada síntesis del Dr. Cassá conocedor a profundidad de los hechos y personajes investigados que enmarcaron la expedición de Cayo Confites hasta su culminación. A seguidas el Ing. Porfirio Rodríguez Iriarte, nieto de Juancito Rodríguez García e hijo de José Horacio, comandante caído en Maimón, quien hizo una emotiva exposición donde destaca el recio carácter y la vida de su abuelo, propietario de grandes extensiones de tierra cultivada y ganado vacuno, que se exilia con su familia y destina su fortuna a la compra de armas, siendo “un factor clave para fraguar la unidad de la oposición antitrujillista, y reconocido como la autoridad principal de la futura expedición”; seguido del agrónomo José Antonio Martínez que se adentra y desentraña los complejos manejos diplomáticos orquestado por Trujillo frente a la amenaza de la invasión; termina con la intervención del Lic. Diómedes Núñez, quien refiere la participación juvenil de Fidel Castro en esta aventura y su amistad con el Prof Bosch, a quien considera la figura más relevante. El cierre magistral graficado por su coordinador el historiador Eliades Acosta, llenó las expectativas del numeroso auditorio que conmemoró esa efemérides patria que se resiste morir en el olvido, siendo Cayo Confites luz precursora de la raza inmortal que regara con su sangre redentora el suelo patrio.


COMENTARIOS