Cayuco va bogando en Mamey

0123

Recientemente nos tocó la tarea de escribir unas fichas pedagógicas para Francia. En el curso de la redacción nos referimos, entre varios artistas, a uno especialmente, y ello nos hizo expresar lo siguiente:
“En la República Dominicana, no son pocos los artistas –y los escultores en particular– que han “reinventado” barcos entre otros sujetos del mar. Hay, sin embargo, un artista obsesionado por la temática del barco en diferentes estilos ¡y sobre todo en distintos modos de ejecución! Puede ser tanto la reproducción exacta de una carabela como un bote artesanal lleno de personajes, recordando el “art brut” de Dubuffet. Su nombre de artista es Cayuco, una identificación con lo que él fabrica con talento, humor y pasión… La memoria de la esclavitud no concierne a sus esculturas e instalaciones, sino el fenómeno de la migración. Sus migrantes, en madera como la canoa, tallados rústicamente y multicolores, se aprietan unos contra otros…. ¡Y a menudo se les puede cambiar de lugar en el bote! Una obra muy personal, a la vez lúdica, seria y comprometida”.
La exposición. Este perfil, por cierto, podría corresponder a Cayuco expositor en la galería de arte Mamey /Eddy Guzmán.
Son relativamente pocas piezas, colocadas en la parte delantera del local, y privilegian el consabido tema de Cayuco, nuestro “escultor astillero”.
Una propuesta caracteriza a todas las obras: el artista las ha elaborado y producido a partir de objetos y artefactos abandonados, a los cuales confiere una segunda vida, una resurrección más contundente que la primera…
Cayuco, a quien consideramos como el gran reciclador desde el mar, alía este material recuperado a la talla en madera, su especialidad, su fuerte –como creador y también formador de vocaciones–. La obra más impresionante, impecable en este contexto, es aquí la masiva escultura de “Las almas muertas”, título que alude a la famosa novela de Gogol, con decenas de personajes oscuros apretujados en un bote reconstruido (¿?), ¡cuyo motor delantero es una ya inservible máquina de moler carne! Ahora bien, hay hasta un elemento metafórico: las almas muertas designaban a los avasallados campesinos rusos… así como los migrantes de hoy son esclavos de la miseria. La obra de Cayuco suele tener su connotación…
Ligadas al mar y la travesía, otras esculturas, siempre bien concebidas y terminadas, llaman mucho la atención.
Un emotivo e impactante “Nacimiento” ha sucedido en yola; “El ferry” se dota de un pedestal interior; la estupenda “Carabela” rema… con cucharas. ¡El humor no deja de asomarse en la obra “cayucana”! Una instalación se yergue portentosa, “abriendo” la muestra. El artista se hace arquitecto interior, y esta puerta –por supuesto un reciclaje–, de un lado y de otro, ofrece un atractivo monumental. Es que el arte de Cayuco se desarrolla en múltiples dimensiones y volumetrías, desde un pórtico hasta cuadros de pared, igualmente frutos de la recuperación de objetos.
Cayuco, escultor de sensibilidad, fantasía e imaginación excepcionales, es un artista para coleccionistas inspirados.