CE sospecha Ikea usó autocrédito firmado en el 2011

Ikea es una corporación sueca

La Comisión Europea tiene indicios de que Ikea utilizó un autocrédito firmado en 2011 entre dos sociedades del grupo por importe de 5.400 millones de euros para desviar beneficios a Liechtenstein. Interogo Holding AG, una sociedad domiciliada en el pequeño país centroeuropeo, concedió el préstamo a otra firma de la multinacional en Holanda, Inter Ikea Systems BV, para que ésta adquiriera a su vez los derechos sobre la marca a una tercera en Luxemburgo, I.I. Holding.
De acuerdo con la documentación a la que ha tenido acceso elEconomista de los registros mercantiles tanto de Holanda como de Luxemburgo, la operación se cerró por un importe total 9.000 millones.
Lo que sospecha ahora Bruselas es que gracias a esta transacción interna, que contó con el beneplácito de Amsterdam, el grupo Ikea podría haber rebajado su factura fiscal en los Países Bajos al incrementar los gastos financieros de Inter Ikea Systems. Para ello, además de haber inflado artificialmente el importe de la compra, se habrían fijado unos intereses, del 6%, también elevados.
En 2011, el tipo de interés de la eurozona fijado por el Banco Central Europeo estaba en el 1,25% (actualmente está en el cero%).
En esta línea, según un informe elaborado por Los Verdes de la Eurocámara en 2016, Ikea habría eludido el pago de 1.000 millones de euros en seis años a través de una red societaria con ramificaciones en Holanda, Bélgica, Luxemburgo y Liechtenstein.
El grupo Ikea estructura su actividad a través de dos sociedades distintas, aunque con la sede fiscal en ambos casos en territorio holandés. Por un lado, está Inter Ikea, la firma que cobra un 3% a las filiales por la facturación de cada tienda, a cambio de cederles el uso de la marca, y por el otro, Ingka Holding, la titular de los establecimientos en todo el mundo y que gestiona la actividad de distribución. La operación por la que se traspasó la marca de Luxemburgo a Holanda se llevó a cabo precisamente tras una exigencia de la Comisión Europea de que Inter Ikea empezara a tributar por los ingresos que recibía de las tiendas.
Hasta ese momento, operaba a través de una filial en el Gran Ducado.


COMENTARIOS