César Mella, personalidad y persona

Eusebio Rivera Almodóvar

Ante todo, el doctor César Mella es un ser humano y conforme con máximas universales, tiene virtudes y defectos por lo cual puede tener aciertos y cometer errores. Sin embargo, como ente social evaluable, en el momento de sopesar su influencia en su familia y la comunidad, la inclinación de la balanza hacia sus hechos positivos o negativos es la que dicta un juicio final sobre su verdadera valía. Yo, que tengo el privilegio de ser compañero de promoción universitaria, luchas gremiales y amigo de César Mella, estoy plenamente convencido de que su trayectoria profesional, gremial y política es sobradamente positiva en caso de que alguien lo dude y pretenda utilizar una balanza.
Una actitud como la tomada cuando se pretendió nombrarlo en una “botella” y no se juramentó, aclararía muchas dudas en el caso actual que lo enfrenta con el presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD). Su reacción a la comunicación informándole de su próxima destitución, es una demostración adicional de que mi compañero y amigo ha seguido en su quehacer social las enseñanzas del ilustre científico español don Santiago Ramón y Cajal, quien dijo: “En la máquina social hay que ser motor y no rueda, personalidad y no persona” y cabe señalar que quien ha construido una imagen como la de César Mella no debe ser degradado a simple militante de un partido político. El presidente del PRD debió hacer honor al cargo gubernamental que ostenta y ser más considerado y diplomático con su colaborador abordándolo directa y personalmente, no a través de un documento que motivaría una lógica reacción de rechazo y al que mi amigo tenía que responder.


COMENTARIOS