Cesfront guardianes de la integridad territorial

Jimaní. Con el firme compromiso de proteger la soberanía nacional e integridad territorial, agentes del Cuerpo Especializado en Seguridad Fronteriza Terrestre (Cesfront) enfrentan con gallardía, responsabilidad y compromiso las tareas dirigidas a evitar y controlar la penetración a suelo dominicano del crimen organizado en sus expresiones de terrorismo, tráfico de armas, narcotráfico, migración ilegal, trata de personas y contrabando de mercancías. Además, están enfocados en evitar la destrucción del medio ambiente.

La Esquina Joven de Hoy se trasladó al Campamento General Juan Pablo Duarte y Díez, ubicado en este municipio de la provincia Independencia, que alberga a los miembros de este organismo. Su director, el general de brigada Santo Domingo Guerrero Clase, destacó los esfuerzos del Gobierno del presidente Danilo Medina en aplicar políticas públicas efectivas que permitan enfrentar estas amenazas.

El oficial general explicó que contrario a lo que se cree, los daños al medio ambiente constituyen el principal problema con el que deben lidiar, seguido por la trata de personas, el tráfico ilegal de ciudadanos y el contrabando de mercancías. En menos proporción figuran los casos de contrabando de armas, robo de ganado y tráfico de drogas.

El general Guerrero Clase explicó que a partir de marzo comenzarán a entrenar alrededor de 20 a 25 “cesfrones” para manejar la unidad canina, que será donada por la embajada de Estados Unidos para detectar explosivos y mercancía de contrabando. Esto se realizará en coordinación con la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD).

No es tanta. “El tráfico de drogas no es tan elevado, aunque las Fuerzas Armadas desea incrementar los controles de seguridad de la frontera, a fin de que el narcotráfico no se convierta en una amenaza, como sucede por área marítima y aérea”, recalcó el general durante su intervención en la entrevista.

Capacitación. Para esta instancia, la formación de sus miembros es prioridad. Al momento de nuestra visita al recinto, los agentes recibían un taller de capacitación en coordinación con la embajada de Francia, en virtud de un convenio de cooperación bilateral firmado en 2011.

Philippe Vellard, agregado policial francés, director del programa de apoyo a la lucha contra las drogas y el crimen organizado, destacó la importancia de estos talleres para lograr mayor efectividad en el combate de estos flagelos.

Experiencias. En el conversatorio, un grupo de agentes, debidamente uniformados, y con la rigurosidad propia de sus funciones, contaron su experiencia en la institución.

Para algunos fue un proceso difícil, ya que residían en Santo Domingo y dejaron familia y amigos para defender los intereses de la patria. La mayoría comparte estas labores con sus estudios superiores. Desean graduarse de una carrera universitaria. Otros más jóvenes agotan el proceso para su inscripción.

El 70 por ciento de los miembros del Cesfront provienen de pueblos cercanos a la frontera, como una forma de contribuir al desarrollo de la economía en una zona tan deprimida, explicaron.

ZOOM

Ética

Desde su creación en 2006 a la fecha, del organismo solo han sido expulsados por irregularidades y mala conducta 20 agentes, informó el general Guerrero Clase.

Matrícula

La matrícula actual de uniformados asciende a 1,070, incluidos 280 que ingresaron en esta semana. Alrededor de un 10 por ciento son mujeres y el resto hombres.

Inicios  del organismo y  requisitos para ingresar

El Cesfront surge en agosto de 2006, mediante el decreto 325-06, durante el segundo gobierno de Leonel Fernández. Originalmente, su tarea fundamental era establecer un dispositivo de seguridad en los puntos de entrada y salida formales entre República Dominicana y Haití.

Empero, el 3 de julio de 2007, mediante el decreto 323-07, Fernández le atribuyó las funciones adicionales de establecer patrullaje y puntos de control a todo lo largo y ancho de la frontera.

Los miembros del Cesfront tienen turnos divididos en ocho horas de trabajo. Los lunes y viernes, cuando se celebran unos diez mercados en los puntos fronterizos, representan para la institución los días de mayor ajetreo.

“Los soldados comienzan desde la 5:00 de la mañana a establecer los controles para que todo el personal que viene de Haití llegue solo hasta el mercado; compre sus artículos y regrese de nuevo a su territorio”, apunta el general Guerrero Clase.

Requisitos.

En otro orden, el oficial general explicó que para ser miembro del Cesfront es necesario tener entre 17 a 24 años; ser bachiller y exhibir una conducta impecable, debidamente avalada por un certificado de no antecedentes penales emitido por el Ministerio Público. También son depurados por los organismos de inteligencia del Estado.

Por la naturaleza del trabajo que realizan y para hacerlos más eficientes y transparentes en sus funciones, los interesados en incorporarse a la entidad reciben entrenamientos y capacitación especializados, como el aprendizaje del creole, de manera que puedan comunicarse con los haitianos.

De igual manera, toman clases de derechos humanos, migración, aduana, protocolo y comercio, entre otros. La escuela donde son instruidos funciona también en la comunidad de Capotillo.

Punto de acción.

La vigilancia es compartida con el Ejército de República Dominicana. Los miembros del Cesfront están siempre de servicio en la primera línea de los puntos fronterizos. Fuera de estas zonas claves, inicia la responsabilidad del Ejército, que mantiene una distancia de aproximadamente 15 kilómetros de los puntos exactos donde funciona el cuerpo especializado.