Chía, por qué incluirla en su dieta diaria

La chía es un alimento considerado mágico por sus propiedades tanto para la piel, para bajar de peso

La exótica y popular chía es un ingrediente que vale la pena incluir en la dieta diaria. Esta diminuta semilla sin sabor puede ser consumida en variedades de fáciles y rápidas recetas, así como combinada con yogur, zumos, helados…
De la chía se dice que es un “superalimento”, porque su consumo es beneficioso en personas con problemas circulatorios, en diabéticos, personas con deficiencias cardiovasculares y con otras afecciones de salud.
Si aún no había escuchado hablar de esta diminuta semilla es hora de hacerla parte de su cocina.

Recetas
Chía con arroz, verduras y vegetales

3 tazas de arroz integral cocido según las instrucciones del paquete
2 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas de jugo de limón
3 dientes de ajo, pelados y picados
1/2 cucharadita de sal
1/2 cucharadita de romero
1/2 cucharadita de orégano
1/8 cucharadita de pimienta de cayena
1/2 taza de semillas de chía
1 calabacín en rodajas finas
1 tomate picado
Preparación. Colocar el arroz en un bol grande y en un recipiente aparte, mezclar el aceite, las semillas de chía, el jugo de limón, el ajo picado, la sal y revolver bien. Luego verter sobre el arroz y mezclar ligeramente, tapar y dejar que se enfríe. Finalmente, incorporar las verduras picadas, remover otra vez y servir.

Ensalada de calabaza, apio y chía, con aderezo de chile

1 kilo de pulpa de calabaza sin cáscara y sin semillas
5 ramas de apio picadas en forma de luna fina
Un puño de chía
Sal al gusto
Para el aderezo:
1 taza de aceite de oliva
1/2 taza de vinagre
Chile al gusto
1 puñito de orégano seco molido
Sal al gusto
Preparación. En una cazuela, cocer la calabaza con sal a fuego medio, cuando esté al dente, apagar y dejar enfriar, escurrir y dejar secar. Poner la calabaza en una cazuela y agregar el apio. En un frasco de cristal, poner los ingredientes de la vinagreta, cerrarlo y agitar fuertemente para mezclar todo bien. Bañar la calabaza y el apio con el aderezo; espolvorear por encima la chía y listo.

Licuado de manzana, avena chía y linaza

1 manzana
1 cda. de avena
1 cda. de linaza
1 cda. de chía
1 cda. de miel
200 ml agua

Preparación. Remojar la avena en los 200ml de agua durante entre 10 y 15 minutos. Partir la manzana en trozos pequeños. Agregar semillas de chía y linaza, licuar y listo. Esta receta es ideal para el desayuno especialmente para personas diabéticas.

Agua de chía

1 cucharada de semillas de chía
El zumo de 2 limones
3 cucharadas de miel o sirope de agave
1 litro de agua
Preparación. Dejar en remojo las semillas de chía en una 1 taza de agua por lo menos una hora. Remover de vez en cuando para que no se peguen. Aparte, en una jarra, mezclar bien el restante del litro de agua con el zumo de limón y la miel o sirope de agave, formando con ello una limonada. Cuando las semillas de chía se hayan macerado unirlas a la limonada y mezclar bien. Llevar al refrigerador por unos minutos y listo. Servir.
Postre de chía con guineo maduro

4 cucharadas de chía
1 guineo maduro
1/2 vaso de leche de almendras, coco, soya o avena
Preparación. Licuar la chía con la leche y el guineo pelado hasta obtener una consistencia de puré. Agregar, opcional, miel de agave o abeja. Refrigerar aproximadamente por dos horas antes de servir.