China busca seducir a América Latina

En toda su población, tiene más de 1 300 millones de habitantes.

Son lenguas completamente diferentes; y lo mismo ocurre con su cultura, costumbres, sistema de gobierno y hasta modelo de vida; sin embargo, China busca cerrar la brecha que le separa de América Latina. Se acerca como un gran magnate en busca de seducir a su dama, le ofrece más de nueve millones de kilómetros cuadrados de territorio, nuevas formas de producción, turismo, capital para la inversión y conocimiento.
Toda su población, más de 1 300 millones de habitantes, se prepara para el gran encuentro. En los últimos años la oferta del estudio de la lengua española en las universidades de China ha aumentado de forma acelerada; el Gobierno realiza decenas de intercambios académicos para que profesionales de toda América Latina y el Caribe conozcan al gran gigante: la República Popular China.
Dentro de esta oleada, la República Dominicana no se queda atrás. Varias delegaciones de profesionales han realizado este año estudios relativos a diversas ramas del saber en la nación asiática, desde Periodismo, Medicina, Tecnología, Desarrollo Sostenible, Producción y Desarrollo, Agricultura, Manufactura y Medio Ambiente, entre otros.
En estos espacios China muestra su historia, cultura y deseos de aumentar su relación comercial con América Latina y el Caribe.
“Nosotros siempre miramos a nuestros hermanos dominicanos como una gran familia de este trabajo conjunto, nunca hemos excluido a ninguno de esta gran familia. A la República Dominicana llegaron también chinos desde hace más de 180 años y muchos dominicanos tienen ya parte de sangre china”, dijo DingShan, consejero de la Dirección General de América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores de China.
Indicó que aunque no tenemos relaciones diplomáticas, sí existe una oficina comercial en ambos países mediante la cual se impulsan y fortalecen los trabajos de cooperación.
Las redes sociales. Por su sistema de gobierno (comunista) la población en China no utiliza las redes sociales que conocemos en occidente, es decir, al pisar a suelo chino no tendrás acceso legítimo a Google, Facebook, Whatsapp, Twitter, etc. Sin embargo, tienen los mismos servicios a través de otras aplicaciones, por ejemplo: Google – Baidu, Whatsapp- Wechat, y Youtube- Youku. Los medios de comunicación y el Internet son controlados por el Estado.
Las compras en China: “el regateo”. Siendo el gran magnate de la producción, lo más lógico es que los productos estén a menor costo; sin embargo, en los mercados de China hay otra política de venta. Los productos están por encima del valor y es una acción obligada “regatear”.
De ahí que puedas comprar por solo 200 yuans una maleta que cuesta 1 080 yuans; es un libre mercado y le toca a cada cliente negociar el precio con su vendedor. Con un poco de paciencia y astucia alcanzarás el precio justo por lo que quieres llevar a casa.
En la ciudad de Beijing puedes disfrutar de una gran oferta cultural que incluye: Plaza de Tiananmén, que representa el símbolo de la nueva China, levantada con la creación de la República Popular en 1949; La Ciudad Prohibida, residencia de muchos emperadores o El Templo del Cielo, patrimonio de la humanidad.

Pero no te distraigas en la ciudad, en las afueras te espera lo mejor. La Gran Muralla China, impresionante e imponente, es una de las maravillas del mundo. Te será difícil llegar hasta lo más alto, pero acepta el reto y disfruta cada escalón. Si no te gusta mucho planificar, solo toma las calles, una bicicleta o un bus y explora, déjate llevar por esa sensación de descubrir lo desconocido y disfruta del ambiente.

La comida. Para un occidental tradicional la gastronomía china es casi un acto de fe. Aunque gozan de gran variedad debes encontrar el sabor justo y no equivocarte de plato. El arroz frito nunca falla, pero si buscas algo más exótico debes probar algunos bichos raros, encontrarás lugares donde experimentar estos sabores.
Shandong: arte, cultura y naturaleza. Una de las tres ciudades más importantes de China es la tierra que vio nacer a Confucio. En Shandong el arte, la cultura y la naturaleza se conjugan para hacer de este espacio un lugar sin igual. Esta ciudad ofrece de todo y para todos, en especial a aquellos que mezclan el buen gusto con la tecnología y el medio ambiente.


COMENTARIOS