CIDH pide a la OEA que le duplique los fondos en los próximos cinco años

WASHINGTON. AFP. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió hoy a la Organización de Estados Americanos (OEA) que le duplique los fondos durante los próximos cinco años para poder hacer frente a las reformas que le exigen países de la región.  

La Comisión está en la mejor disposición de acometer reformas para hacer más transparentes sus actuaciones, eliminar el retraso procesal y hacer más labores de promoción de derechos humanos, dijo su presidente, el mexicano José de Jesús Orozco, en una reunión en la OEA.  

Pero “con base en estos compromisos, la Comisión respetuosamente propone que se debata un objetivo concreto y mínimo para el próximo lustro: la duplicación del presupuesto de la Comisión al término de los próximos cinco años a un ritmo de crecimiento anual del 20%”, señaló.  

Los países miembro de la OEA se reunieron este miércoles con la directiva de de su ente autónomo de derechos humanos, en medio de críticas por parte de varios países del continente por su funcionamiento.  

La CIDH tiene un presupuesto anual de 9,5 millones de dólares, dos terceras partes de ellos aportados por la OEA, lo que es considerado insuficiente por la Comisión. 

 El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, ha propuesto un incremento de 500.000 dólares en su proyecto de presupuesto 2013, pero éste todavía debe ser aprobado por los 35 estados miembro.  

En la reunión de este miércoles, la OEA debatió sobre un plan presentado por la propia CIDH para mejorar su eficacia, lo que a su vez fue una respuesta a una cincuentena de recomendaciones aprobadas por los cancilleres de la organización en junio pasado en Bolivia.  

Ante las sugerencias, la CIDH está dispuesta a adoptar “más y mejor promoción (de los derechos humanos), programas específicos para la eliminación del atraso procesal, medidas para mayor transparencia” y para ser más eficientes en procesar casos y emitir medidas cautelares, dijo Orozco.  

Las principales críticas de la CIDH han venido de Venezuela, que inició su retiro del otro organismo de derechos humanos de la OEA, la Corte Interamericana, de aliados de Caracas como Bolivia y Ecuador, pero también de otros países como Perú y Brasil, irritados por decisiones de la Comisión.  

Venezuela, Ecuador y Nicaragua reiteraron este miércoles sus señalamientos contra la CIDH, que a su juicio no es imparcial.  

Una representante venezolana en la OEA, Carmen Velásquez, la acusó de haberse “extralimitado en sus funciones” y usar criterios “políticos” y “discrecionales” en su informe anual, que incluye una “lista negra” de países, donde desde 2003 ha estado incluido Venezuela.  

La falta de recursos “no puede usarse como motivo para no corregir varios procedimientos que son de verdadera preocupación de los estados”, dijo la embajadora ecuatoriana, María Isabel Salvador.