Cientos de niños migrantes aguardan en instalación de Texas

A2

Dentro de un viejo almacén en el sur de Texas, cientos de niños migrantes separados de sus padres aguardan en jaulas creadas por verjas de metal. Una de ellas tenía 20 menores.
En el suelo hay botellas de agua, bolsitas de papitas fritas y grandes láminas de papel aluminio para que se cubran al dormir. Una adolescente le dijo a un activista que la visitó que ella estaba ayudando a cuidar a una niña pequeña que no conocía porque la tía de la menor se encontraba en algún lugar de la instalación. La muchacha agregó que tuvo que enseñarles a los otros niños en su celda cómo cambiarle el pañal.
La Patrulla Fronteriza permitió ayer que la prensa ingresara a la instalación donde detiene a las familias arrestadas en la frontera con México, en respuesta a las nuevas críticas y protestas sobre la política de “tolerancia cero” del gobierno del presidente Donald Trump en cuestiones de inmigración y la resultante separación de familias.
Había más de 1,100 personas dentro de la amplia y oscura instalación dividida en secciones distintas para menores no acompañados, adultos que viajan solos, y madres y padres con niños. Las jaulas en cada sección desembocan en zonas comunes donde hay baños portátiles.
Casi 2.000 niños han sido separados de sus padres desde que el secretario de Justicia Jeff Sessions anunció la política.