Cierre de Padre Billini complicó vida del hospital Los Billeteros

Reportaje en el Hospital Félix María Goico, conocido como Hospital de los Billeteros, sobre la sobrepoblación de dicho Hospital ,y más aun después de mover los pacientes del Padre Billini. El Dr. Miguel Gomez ,explica de las decadencias que tiene el hospital.  Hoy Arlenis Castillo/02/08/18.
.
Reportaje en el Hospital Félix María Goico, conocido como Hospital de los Billeteros, sobre la sobrepoblación de dicho Hospital ,y más aun después de mover los pacientes del Padre Billini. El Dr. Miguel Gomez ,explica de las decadencias que tiene el hospital. Hoy Arlenis Castillo/02/08/18. .

El cierre del hospital Padre Billini, en el Distrito Nacional, complicó la vida de otros centros ya hacinados y con su estructura desfasada, como el hospital Félix María Goico, ubicado en pleno centro de Villa Consuelo.
El hospital tiene numerosos problemas estructurales que ya están en manos de técnicos de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE).
Se trata de un centro de segundo nivel de atención, cuyos pasillos está repletos de personas procedentes de todos los barrios de la capital, quienes buscan servicios que van desde cirugías, hasta emergencias y consultas.
El centro tiene ahora una mayor afluencia de personas proveniente de todos los barrios periféricos y hasta de otras provincias del país. En adicción al gran volumen de pacientes que ya tenía, se adicionaron los pacientes del hospital Padre Billini, de la Ciudad Colonial, cerrado por remodelación. Esto aumentó el volumen de pacientes.
El doctor Miguel Gómez, director, aspira a ver ampliada la cantidad de camas del centro, cuando la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE) termine el sexto piso, el cual aportará 17 habitaciones adicionales y ampliaría el número de camas.
Escaleras empinadas y pacientes con imposibilidades de subir en el dañado elevador forman parte del día a día de este centro de salud que antes perteneció al Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS) y hace un año pasó, junto a otros 19 hospitales a la red del Servicio Nacional de Salud (SNS).
El centro luce sobrepoblado, las habitaciones no alcanzan, los ascensores están dañados y el tomógrafo lleva más de 10 años dañado. Este centro está a menos de cinco kilómetros del Palacio Nacional, donde se toman las decisiones de construir o remodelar los grandes hospitales del país. Este hospital tenía una característica muy local, pero sus autoridades aseguran que ahora es de carácter nacional.
A este hospital le faltan recursos y le sobran pacientes, porque el cierre de dos grandes centros, el Luis Eduardo Aybar y el Padre Billini, hacen que las personas busquen asistencia en el lugar que les parece más cercano.
Antes se realizaban siete cirugías cada día, pero ahora se han duplicado con los pacientes del hospital Padre Billi. El personal de este centro atiende también a parturientas, hacen cesáreas y partos naturales; si una madre tiene complicaciones desde el embarazo la refieren a la maternidad Nuestra Señora de la Altagracia, asegura el director. Se realizan 80 partos, la mitad corresponden a cesáreas, narra el gerente. Tiene 385 empleados, 135 son médicos y 75 enfermeras.