Civismo y Ola de Feminicidios

Mercedes Castillo.
Mercedes Castillo.

 

El Civismo se fundamenta en el respeto a los demás, a sus derechos, a las normas y reglas de convivencia humana, en la solidaridad humana, en el amor a la patria y a las instituciones, al medio ambiente, en el respeto a la urbanidad  y  en la filantropía.

Entendido el Civismo como el respeto a los demás, a sus derechos  humanos ,la mujer dominicana ha venido comprendiendo y reconociendo paulatinamente sus derechos humanos, entre ellos, el derecho a la libertad, el derecho a elegir a quien quiere sentimentalmente y a romper las relaciones con su pareja cuando así lo entiende.

Ese trascendental cambio en la conciencia de la mujer dominicana,choca con la  todavía atrasada mentalidad machista del hombre dominicano, resistiéndose aceptar que la mujer no es un objeto sexual que le pertenece, sino un ser humano, con derechos y deberes igual que él.

Todo eso se traduce en que la mujer ha avanzado mucho socialmente.Es decir, la conciencia de la mujer dominicana  avanza y la del hombre se ha quedado atrás, rezagada.

Este dato conduce inexorablemente a  la realización de un GRAN DEBATE NACIONAL sobre las causas y consecuencias que están provocando  la OLA DE FEMINICIDIOS en el país. Estamos obligados como sociedad a encarar con seriedad este serio problema social.

Realmente, se ha hecho más énfasis en elevar la conciencia de la mujer, dejando al hombre sin la debida orientación y educación para que cambie de actitud, para que respete  y acepte los derechos de la mujer.

Las  estadísticas escalofriantes de miles de mujeres asesinadas por sus parejas y ex parejas y la de  los miles hijos/as huérfanos producto de esa crueldad contra nuestras mujeres, nos convoca a reflexionar sobre las posibles causas que generan estos crímenes.  No podemos concluir olímpicamente, que todo eso pasa, porque los hombres son malos.Mas que eso, hay que buscar las causas reales y trabajar duro y sostenidamente como sociedad para erradicarlas .

Definitivamente, la conciencia social de una parte importante del hombre dominicano es más pobre que el de la mujer en estos momentos. El hombre no acepta como bueno y válido el desarrollo mental y social de la mujer. Su superación profesional, laboral, económica y  sus derechos como ser social con iguales derechos. Su libertad de elegir y separarse sentimentalmente.

La mujer de hoy, no es la misma que la de ayer y anteayer ( bisabuelas,abuelas y madres) , que se caracterizaron por la sumisión frente al marido.Eran las esposas cariñosas, dedicadas al hogar, al marido y a los hijos. El hombre suplía todo, mantenía el hogar y la mantenía a ella también.Todo eso le arrebataba su libertad  y a  la de los hijos también. El tenía todo el poder., y ella debía ser sumisa. Ya hoy eso no es posible.

La sociedad está abocada a desarrollar un programa de educación integral para aumentar la conciencia del hombre. Debe ser una educación para el hombre y la mujer, para el ser humano, para toda la familia. De ahí que  desde hace años vengo propugnando por la unificación de los ministerios de la mujer, de la Juventud,  y de las entidades defensoras  de niños y niñas, de  los envejecientes; fundir todas esas instituciones y crear el MINISTERIO DE LA FAMIiLIA, que trabaje  a favor de todos los miembros de la familia y no de una parte.

Ese plan de educación cívica- moral debe abarcar también al hombre igual que a la mujer y los hijos. Eso repercutirá favorablemente en el hogar y en toda la sociedad.Pues el hombre será educado en sus derechos y deberes al igual que los demás miembros de la familia. Comprenderá que la mujer también tiene sus derechos humanos que debe respetárseles.

Siendo honestos, nos hemos enfocado más en la educación de la mujer, dejando atrás al hombre. Produciendo avances importantes en la conciencia de la mujer, razón por la cual actúa en consecuencia, frente a un hombre que no comprende  su despertar. Por supuesto, está no es la única razón de la ola indefendible de los feminicidios que estamos sufriendo. La sociedad dominicana vive en estos momentos una grave crisis moral que  toca todos los sectores, estamentos de poder y miembros de la sociedad, especialmente a la familia, que hoy se encuentra muy afectada.

El Civismo es una excelente herramienta educativa para la sana convivencia social. Una vez el hombre respete  y comprenda los derechos humanos de la mujer como ser social igual que el, cambiarán las cosas..Usemos esta poderosa herramienta. Enhorabuena.

(La autora es periodista, pasada presidenta del Colegio Dominicano de Periodistas ( CDP) y del Instituto de Previsión y Protección del  Periodista ( IPPP) y editora actual de la revista digital civismomagazine.com) .


COMENTARIOS