Clasificación de la retinopatía de acuerdo al daño

2C_¡Vivir!_10_2,p01

La retinopatía diabética se clasifica de acuerdo con la progresión del daño que se va instalando de manera gradual relacionado de manera directa con el descontrol de la glicemia. El daño en la retina se clasifica en retinopatía diabética no proliferativa (leve) y proliferativa (avanzada). La primera manifestación que podemos registrar en los casos leves o no proliferativos son las dilataciones de los capilares más pequeños, denominados microaneurismas, estas dilataciones saculares permiten la salida de líquido, y su acumulación produce disminución de visión. Luego se producen dilataciones en forma de rosarios o salchichas y malformaciones vasculares intra-retiniana completando la tríada característica de la retinopatía no proliferativa.
Cuando aparecen en los diferentes cuadrantes de la retina se definen, como un estadio no proliferativo severa con tendencia a la proliferación. El común denominador en la progresión del daño de la retina es la isquemia (falta de oxígeno) en la retina, que va en aumento por el deterioro de los vasos. Un mecanismo compensatorio a la destrucción vascular es la formación de vasos anormales (neovascularizaciones), característica del estadio de la retinopatía proliferativa, estos cambios dan paso a las hemorragias en la retina o gelatina vítrea.
Estos neovasos pueden aparecer en diferentes estructuras oculares generando daños severos.


COMENTARIOS