Clero católico expresa preocupación por Venezuela

Manifestantes en Venezuela

El arzobispo de Caracas y cardenal de la Iglesia Católica de Venezuela, Jorge Urosa Savino, en unión de otros representantes del clero, criticó ayer el uso de la violencia para reprimir las manifestaciones de opositores al régimen encabezado por el presidente Nicolás Maduro.
En un comunicado público, juzgan como “aberrantes los disparos de bombas lacrimógenas dentro de centros hospitalarios y de centros comerciales, desde helicópteros de los cuerpos de seguridad del Estado”.
Asimismo, reclaman el respeto de los derechos humanos en las manifestaciones pacíficas que desarrolla la población, como lo establece la Constitución venezolana.
También piden a los descontentos, que ejerzan pacíficamente sus derechos a protestar dentro del marco legal y constitucional.
Además del arzobispo Urosa Savino, firman el documento el rector de la Universidad Católica Andrés Bello y su vicecanciller, José Virtuoso y Arturo Peraza, respectivamente; y el padre provincial de la Compañía de Jesús, Rafael Garrido.
Los firmantes condenan la “ruptura del orden constitucional” en el país sudamericano, luego que el Tribunal Supremo asumiera las funciones del Congreso.
En el comunicado exigen la liberación de los 298 detenidos por las autoridades, y deploran que solo en Caracas se han registrado dos muertos y 50 heridos.
Del mismo modo, reclaman que el gobernador del Estado de Miranda, el opositor Henrique Capriles, sea rehabilitado en sus facultades civiles y políticas.
Condenan la “represión indiscriminada y sistemática” contra la gente.


COMENTARIOS