¡Comemos en el JARDÍN!

1C_¡Vivir!_18_3,p06

Durante el verano el calor azota considerablemente, por lo que no es de extrañar que se procuren hacer actividades fuera de la casa.
Una de ellas es comer en familia o con amigos al aire libre, lo que permite disfrutar de los alimentos y del frescor que se siente al estar en contacto con la naturaleza.
A la hora de “montar su comedor”, ya sea en el patio o la terraza, procure que sea práctico y que el material, tanto del mobiliario como de las telas, sea resistente a las altas temperaturas, así como a la lluvia. Y si apenas necesitan mantenimiento, muchísimo mejor.
Tome también en cuenta cómo será el resguardo del sol. Las sombrillas grandes se adaptan perfectamente, las hay de distintos tamaños y colores.
Sobre el material del mobiliario a elegir, puede optar entre fibras naturales, madera, resina, fibra sintética, acero… materiales que se adaptan muy bien al cambio de clima y a las altas temperaturas que imperan en estos días en el país.
Si no dispone de mucho espacio, puede optar por colocar bancos en vez de sillas. Estos le permitirán ahorrar espacio y, por qué no, estar más cerca de sus comensales a la hora de disfrutar los alimentos o alguna bebida refrescante en su comedor al aire libre.