¿Cómo desarrollar la salud a nivel nacional?

En los países desarrollados, las personas que viven en cualquier lugar determinado tienen los servicios de salud que requieren para sus necesidades básicas y más allá dentro de sus comunidades. Sin embargo los países en vías de desarrollo, como la República Dominicana, lo que existe es una concentración de los recursos de salud en la ciudad capital y a lo sumo en algunas que otras ciudades del interior.

 Veamos el caso del municipio de Oviedo en la provincia de Pedernales, ejemplo igual para muchos municipios, no solamente en la región sur del país, sino en todo el territorio nacional.

 A Oviedo se les construyó una Clínica Rural en el 1978 y hasta el 2012, que han transcurrido 34 años, a esta clínica no se ha ampliado acorde al presente.

 En una de las visitas que hicimos a ese municipio durante la campaña pre electoral, sus moradores nos solicitaban que necesitaban un médico que pudiera darle seguimiento a los embarazos y partos, pero que la clínica no reunía las condiciones mínimas para que una mujer diera a luz en su propio municipio, teniendo que viajar al momento del parto a Barahona a recibir las atenciones.

 Estos, además de no contar con los cuidados necesarios en ese momento tan importante, tienen como municipio un problema de presupuesto, ya que se les asignan a los municipios por el número de nacimientos que tienen y al tener que desplazarse a otros a dar a luz, los nacimientos en Oviedo no son registrados.

 ¿Qué hacer para corregir estas situaciones y fortalecer el desarrollo de la salud en el interior del país?

 Primeramente hacer un análisis de demanda de servicios, y establecer si es necesario un médico familiar o especialistas en gineco-obstetricia, enfermeras y otros profesionales. Una vez definida la necesidad, iniciar la remodelación del establecimiento y adecuarlo al presente en todo lo que implica. Y en tercer lugar, contratar los servicios profesionales a tiempo completo. Esto último en dos tandas de trabajo que bien podría ser de ocho a doce del mediodía y de tres a siete en la tarde.

 Estos profesionales, deberían ser preferiblemente jóvenes recién formados en sus respectivas especialidades y además de ofrecerles dos salarios en vez de uno, ofrecerles además un incentivo económico por distancia de acuerdo a lo lejano donde se encuentre el lugar.

 Además, el gobierno debe contemplar la edificación de apartamentos para que estos profesionales puedan vivir en ellos de manera gratuita mientras permanezcan en sus cargos, no importando que sea para toda la vida o por el tiempo que deseen hacerlo.

 Otros incentivos podrían ser enviarlos periódicamente a realizar cursos de educación médica continua para mantenerlos actualizados.

 Considero que con la gran producción de profesionales de la medicina en el país que no encuentran trabajo al finalizar su carrera, un joven recién graduado que se le ofrezca estos incentivos de seguro iría a prestar sus servicios y muy probablemente eche raíces en el lugar. Ha sido así y no de otra manera que los países desarrollados han fortalecido sus municipios con las atenciones en salud.

 Y que no nos digan que no hay recursos para estos ofrecimientos, ya que por ejemplo, en el municipio de Andrés, Boca Chica, hay nombrados 19 gineco-obstetras y cuando se presenta un parto es una comadrona que lo asiste, pues ninguno cumple con su responsabilidad en el cargo.

 Ya es hora que los cargos  en los municipios pequeños no sean otorgados como premio a compañeros de partido como un salario extra, sino que sean otorgados a colegas que brinden sus servicios a la comunidad, y que sea la misma comunidad que los elija garantizando así el cumplimiento de sus servicios, estableciendo la descentralización administrativa.  


COMENTARIOS