Cómo lograr tus metas en 2015 sin mucho esfuerzo

meta

Por lo general, cuando te decides a realizar algo que realmente deseas (como suele suceder cada nuevo año), tu impulso inicial es acabar de tajo con todo aquello que te estorba en el cumplimiento de ese propósito y dar un giro de 180 grados a tu vida. Un claro ejemplo de esto es cuando te decides a bajar de peso (típico propósito) y de la noche a la mañana transformas radicalmente tus hábitos alimenticios y comienzas un régimen de ejercicio intenso.

A pesar de que pudiera parecer que esa fuerte determinación es algo positivo que te llevará a alcanzar lo que quieres con mayor velocidad, hacer  un cambio diametral de actitud (y hábitos de vida) puede obrar más en tu contra que a tu favor.

La coach internacional Talane Miedaner, autora del bestseller “Coaching para el éxito”, nos da una recomendación poco convencional para llegar a nuestras metas durante 2015: Hacer el mínimo esfuerzo. Esto no quiere decir que adoptes una actitud conformista, sino que asumas compromisos que realmente puedas llevar a cabo y no te pongan en situaciones o escenarios que te aburran, cansen o desesperen.

Talane explica que es un error que la gente trate de cambiar mucho en muy poco tiempo, cuando las cosas les saldrían mejor si se enfocaran en ir cambiando poco a poco. Un buen consejo para cumplir tus propósitos exitosamente es que al inicio del año te pongas un máximo de tres objetivos, elige uno con el que quieras comenzar y empieza a hacer un cambio pequeño que te lleve hacia ese objetivo.

Por ejemplo, si decidiste una vez más ponerte en forma este año, el mejor modo de comenzar es hacer un cambio pequeño en tu dieta, por ejemplo no le pongas crema a tu café o cómete un pan menos de lo que acostumbrabas; come huevos cocidos en lugar de fritos.

Elige un pequeño cambio a la vez y cuando ya te hayas acostumbrado a él y se vuelva parte de tu rutina, elige otro pequeño cambio y añádelo al anterior. Lo mismo para el ejercicio.

Elige algo ridículamente pequeño si nunca has hecho ejercicio, por ejemplo el primer día sólo ponte zapatos cómodos para caminar.

Según Terra, el segundo día camina por cinco minutos, el tercer día por diez. Ponte pequeñas metas que estés seguro que puedes lograr. La gente que comienza a ejercitarse, a menudo se pone metas enormes como caminar durante una hora cuando normalmente no caminan en absoluto.

De acuerdo con la coach, hacer el mínimo esfuerzo suele funcionar muy bien porque  las personas no sienten dolor cuando el cambio en sus vidas se da poco a poco y se incrementa paulatinamente.

Si algo nos parece fácil es mucho más probable que sigamos haciéndolo hasta que llegue el punto en el que, sin notarlo, se haya transformado en algo más complejo que realmente haga la diferencia en nuestras vidas.