Completan rescate 12 menores y entrenador cueva Tailandia

Peoples celebrate after evacuation in Chiang Rai as divers evacuated some of the 12 boys and their coach trapped at Tham Luang cave in the Mae Sai district of Chiang Rai province, northern Thailand, Tuesday, July 10, 2018. Thai Navy SEALs say all 12 boys and their coach were rescued from the cave, ending an ordeal that lasted more than 2 weeks. (AP Photo/Sakchai Lalit)
Peoples celebrate after evacuation in Chiang Rai as divers evacuated some of the 12 boys and their coach trapped at Tham Luang cave in the Mae Sai district of Chiang Rai province, northern Thailand, Tuesday, July 10, 2018. Thai Navy SEALs say all 12 boys and their coach were rescued from the cave, ending an ordeal that lasted more than 2 weeks. (AP Photo/Sakchai Lalit)

Una audaz misión de rescate en las inundadas grutas de una laberíntica cueva tailandesa terminó con el rescate de los 12 muchachos y su entrenador de fútbol, concluyendo un drama de 18 días que segó la vida de un buzo y mantuvo en vilo a muchas personas en todo el mundo.
Una fuerza de operaciones especiales de la Armada tailandesa informó en su página de Facebook que los últimos cuatro jóvenes que quedaban y su entrenador de 25 años fueron sacados exitosamente la tarde de ayer. Unas horas después también salieron los buzos y los médicos que habían acompañado a los jóvenes en los últimos momentos de la operación. Los otros ocho de los chicos fueron rescatados por buzos tailandeses y extranjeros entre el domingo y el lunes.
“No sabemos si esto fue un milagro o algo científico o qué, pero lo cierto es que los 13 Jabalíes Salvajes están fuera de la cueva”, agregó la fuerza en alusión al nombre del equipo de fútbol. “Todos están a salvo”.
Estallaron los aplausos y vivas en una dependencia del gobierno donde voluntarios y periodistas aguardaban noticias de los jóvenes atrapados. Se escuchaban helicópteros sobrevolando la zona, transportando a los muchachos que habían sido sacados de la cueva. La gente en la calle aplaudió espontáneamente al ver llegar las ambulancias al hospital, en la ciudad de Chiang Rai.
Amporn Sriwichai, tía del entrenador Ekkapol Chantawong, expresó su júbilo por el rescate. “Cuando lo vea le voy a dar tremendo abrazo y le voy a decir que lo quiero mucho, que lo extrañé mucho”.
Payap Maiming, que ayudó a dar alimentos y suministros básicos a las fuerzas de rescate y a los periodistas, dijo que lo que ocurrió fue “un milagro”. “Estoy contento por todos los tailandeses”, comentó. “O mejor dicho, estoy contento por el mundo entero, porque esta noticia ha salido por todos los canales y todo el mundo estaba esperando por un final feliz… Es verdaderamente un milagro. La esperanza y la fe es lo que llevaron a este resultado”.
La odisea de los jóvenes futbolistas cautivó no solo a Tailandia sino al mundo, desde que se reportó su desaparición, hasta las primeras y borrosas imágenes de video de los chicos en la cueva, hallados con vida 10 días después por un par de buzos británicos. Los chicos y su entrenador ingresaron a la cueva Tham Luang el 23 de junio.


COMENTARIOS