Con actos recuerdan 45º aniversario de fusilamiento coronel Caamaño

A1

Familiares, amigos y seguidores del coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó realizaron varios actos ayer en conmemoración del 45 aniversario de su fusilamiento en Nizao, provincia San José de Ocoa, cuando llegó al país desde Cuba junto a un grupo guerrillero, para enfrentar el régimen del entonces presidente Joaquín Balaguer.
Los actos iniciaron con una ofrenda floral en el cenotafio de Caamaño, en el Panteón de la Patria, que aun espera por sus restos.
Allí, Francis Caamaño, hijo del también llamado Coronel de Abril, destacó los principios de su padre y exhortó al pueblo dominicano a continuar la lucha para completar los principios de libertad y soberanía enarbolados por su progenitor en la gesta de Abril.
“Los principios de Caamaño estarán eternamente con los dominicanos, porque supo sacrificarse por este país para dejarle un legado de justicia social y soberanía”, expresó.
En el acto estuvieron presentes la viuda de Caamaño Deñó, María Paula Acevedo y su hermana Milagros Caamaño así como el mayor del Ejército Juan Lora Fernández, hijo del coronel Juan María Lora Fernández.
Misa entre muy pocos. Posterior a la ofrenda los familiares de Caamaño y algunos amigos que sumaban en total 26 personas acudieron a la celebración de una misa en la Iglesia y Convento de los Dominicos, donde fray Octavio Sánchez destacó las cualidades de Caamaño y el legado que dejó con su valentía y coraje.
Sobre la escasa presencia de personas y la ausencia de autoridades en el acto, el izquierdista Narciso Isa Conde dijo que era penoso porque se trata de una figura trascendente en la historia dominicana.
“Fue el líder de la principal epopeya, la principal gesta del siglo XXI que fue la Revolución de Abril de 1965. Pienso que no se deben atiborrar los programas, pero de todas formas ha debido tener una presencia mucho mayor”, indicó. Sin embargo dijo que es importante que una parte, aunque sea pequeña, mantenga viva la memoria porque eso tarde o temprano se reproduce.
Dijo que se ha hecho una labor para borrar la memoria histórica. Explicó que en los libros post Balaguer hay vacíos y ni siquiera la historia de Trujillo se estudia en las escuelas.