Hoy Digital

Con Donald Trump, el Dow Jones no ha dejado de crecer

La victoria del que se convertiría en el presidente más rico de la historia de Estados Unidos impulsó la subida de la bolsa desde el día siguiente de su elección, cuando el Dow Jones creció un 1,4% para alcanzar los 18.640 puntos. Pocos sospechaban que apenas un año después se habría rebasado los 23.500 enteros, indica una publicación del diario español El Economista.es.

Desde los primeros días de su gestión, el Dow Jones no ha dejado de crecer, encandenando récord tras récord.
Hasta el cierre de este martes eran 75 récords históricos. Sólo en los menos de dos meses como presidente electo en 2016, el Dow se anotó 17 máximos al cierre, mientras que en los diez meses previos sólo fueron 9 récords al cierre.
A falta de una treintena de sesiones en lo que queda de año bursátil, ya es el quinto año con más récords del Dow, tras 1995 (con 69), 1925 (65), 1964 (62) y 1928 (58 récords al cierre).
Todos ellos parecen al alcance si continúa la fuerte tendencia alcista que ha dominado este 2017. No en vano, tres de los cuatro cambios de millar más rápidos en la historia del selectivo se han producido en este 2017.
“El espectacular desempeño del principal índice estadounidense está escribiendo algunos de sus días dorados bajo la presidencia de Trump.
De hecho, desde 1932, tras la puesta en marcha del New Deal, el Dow Jones no recibía tan bien al nuevo presidente estadounidense. Desde la jornada electoral de 2017 hasta hoy, el selectivo ha crecido un 28,2%, sólo por detrás del primer año de Coolidge (1924-25: 52,13%) y del de Franklin Delano Roosevelt (1932-33: 47,94%).
Si se incluyen también las reelecciones, el año de Trump quedaría también por detrás del último periodo de FDR, que incluye la victoria en la Segunda Guerra Mundial (1944-45: 29,83 por ciento).
La constante subida del Dow Jones coloca a Trump en el podio bursátil en la práctica totalidad de los cómputos en los que se le compare con otros presidentes.
Así, en el primer mes tras las elecciones, el ‘Dow Jones de Trump’ creció un 6,99%, sólo por detrás de Coolidge (7,38%) y Hoover (8,62%). Y si se computa el primer mes en ejercicio, Trump logró la reforma fiscal, los hallazgos de la implicación rusa en los comicios y la gestión de posibles atentados terroristas le pasarán factura a nivel doméstico, mientras que las relaciones con China, las negociaciones del TLCAN o los enfrentamientos con Corea del Norte afectarán a la bolsa desde fuera.
No obstante, la publicación de El Economista.es considera que “el verdadero juicio bursátil de la gestión de Trump habrá que hacerlo cuando abandone la Casa Blanca, sea dentro de tres… o de siete años”.