Con o sin millón, el mensaje está claro: ¡ya basta!

MARIEN ARISTY CAPITÁN

Maestra, la jugada buscaba ocultar una realidad que al parecer se temía de antemano: el contundente mensaje que enviaría la ciudadanía el domingo pasado al conquistar las calles vestida de verde.
Cubriendo todos los periódicos con la propaganda de los “Grandes Logros Dominicanos 2012-2018”, el Gobierno tapó las portadas vestidas de verde como si al hacerlo se pudiera obviar la realidad: la gente está harta de tanto despilfarro, de tanta corrupción pero, sobre todas las cosas, de tanta impunidad.
Muchos, intentando restarle validez e importancia a la convocatoria, han concentrado la discusión en si hubo o no un millón de asistentes, algo irrelevante: la marcha fue multitudinaria sin ninguna discusión. Por ello, no se necesita saber cuántos fueron para darle dimensión.

En la República Dominicana, donde imperan la desidia y la apatía, es muy difícil que la gente vaya de forma espontánea a alguna manifestación (mucho menos el 10% de la población), por lo que la Marcha Verde alcanzó un verdadero hito el domingo pasado: jamás habíamos visto a tantos dominicanos en ningún lugar.
Las imágenes no mienten: ni el aguacero torrencial pudo con la marcha. ¿Por qué, entonces, buscan desconocer lo que se exige? ¿De verdad creen que la propaganda tapa el descontento de la gente? ¡Les tengo malas noticias: activar la maquinaria publicitaria solo sirve para que escuchen sus ecos porque no convencen a nadie! Por más logros que promuevan, el bienestar que cacarean ha salido muy caro y solo está en los bolsillos de unos cuantos! ¡Ya basta de mentir y seguirnos estafando… queremos justicia!