Con tristes homenajes EU recuerda víctimas del 11-S

New York City firefighters salute in front of a memorial on the side of a firehouse adjacent to One World Trade Center and the 9/11 Memorial site during ceremonies on the anniversary of 9/11 terrorist attacks in New York on Tuesday, Sept. 11, 2018. (AP Photo/Craig Ruttle)
New York City firefighters salute in front of a memorial on the side of a firehouse adjacent to One World Trade Center and the 9/11 Memorial site during ceremonies on the anniversary of 9/11 terrorist attacks in New York on Tuesday, Sept. 11, 2018. (AP Photo/Craig Ruttle)

Los estadounidenses recordaron ayer con ceremonias solemnes, servicios voluntarios y un tributo presidencial a las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, entre ellas las que se defendieron a bordo de uno de los cuatro aviones secuestrados que se utilizaron como armas en el ataque más mortífero en suelo estadounidense.
El presidente Donald Trump se refirió a estas últimas personas como el “momento en que Estados Unidos contraatacó”.
En una brumosa mañana miles de familiares de las víctimas, sobrevivientes, rescatistas y otros acudieron a una de las ceremonias, en la plaza conmemorativa donde alguna vez estuvieron las torres gemelas del World Trade Center.
Trump y el vicepresidente Mike Pence se dirigieron a los otros dos lugares donde los aviones secuestrados: un campo en Pensilvania y el Pentágono.
Diecisiete años después de perder a su esposo, Margie Miller fue a la ceremonia en la ciudad de Nueva York. Llegó desde su casa en los suburbios de Baldwin, como lo hace unas 10 veces al año, para recordar a Joel Miller. Solo se pudieron recuperar unos cuantos fragmentos de sus restos.
La ceremonia en el lugar donde se alzaban las torres gemelas del World Trade Center comenzó a las 8:46 a.m., la misma hora en que un avión comercial secuestrado chocó contra la torre norte en la ciudad de Nueva York.
“Para mí, él está aquí. Este es mi lugar sagrado”, dijo su viuda antes de que comenzara la ceremonia con un momento de silencio y el tañido de campanas. Luego, los seres queridos de las víctimas comenzaron a leer los nombres de las casi 3,000 personas que murieron cuando los cuatro aviones secuestrados fueron usados como armas letales.
Trump y su esposa, Melania, participaron en una ceremonia en el monumento a las víctimas del 11-S en un campo cerca de Shanksville, Pensilvania, donde el pasado sábado se inauguró la “Tower of Voices” (Torre de las voces).
Pence encabezó los actos en el Pentágono. En el campo cerca de Shanksville cayó uno de los 4 aviones secuestrados. Muchos de los 40 pasajeros y miembros de la tripulación se amotinaron frente a secuestradores. Trump dijo que ese fue “el momento en que Estados Unidos contraatacó”.