Condenan Arnoldo Alemán a 20 años de prisión

http://hoy.com.do/image/article/9/460x390/0/A5E2754E-0992-44C4-9C0B-EFBFB5681F23.jpeg

MANAGUA (AFP).- El ex presidente de Nicaragua, Arnoldo Alemán (1997-2002), un controvertido político de 57 años, fue condenado este domingo a 20 años de prisión por lavado de dinero y corrupción, cargos que motivaron su desafuero como diputado y posterior arresto.

Alemán, máximo líder del Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha), fue acusado en diciembre de 2002 por la Procuraduría de Justicia de haber usado fondos públicos para lavar dinero y cometer fraude en perjuicio del Estado.

La acusación motivó su desafuero como diputado y presidente del Congreso Nacional y la apertura de dos juicios en su contra, los cuales son conducidos por la jueza del crimen de Managua Juana Méndez, quien el 22 de diciembre del 2002 ordenó su arresto domiciliario.

Posteriormente, en agosto pasado, la jueza pidió el encarcelamiento del ex mandatario en una prisión de la Policía de Managua pero sorpresivamente, el pasado 26 de noviembre, autorizó nuevamente su arresto domiciliario argumentando razones de salud.

Este domingo, Méndez condenó a 20 años de prisión a Alemán, quien por ahora seguirá bajo prisión domiciliaria en su hacienda El Chile, indicó la jueza.

Sin embargo, aún enfrenta un segundo en juicio por un fraude contra el Estado por 1,3 millones de dólares.

Arnoldo Alemán llegó a la presidencia de Nicaragua en 1997 con el respaldo de 51% de los nicaragüenses, al frente de una alianza derechista encabezada por el PLC tras una exitosa gestión como alcalde de Managua, donde inició su carrera política.

Abogado de porte campechano que durante la revolución sandinista -en los años ochenta- se ganaba la vida vendiendo huevos y carbón en un modesto vehículo, logró llegar a la cúspide de su carrera política con el apoyo del PLC, sobre el que ejerce un autoritario liderazgo desde hace 13 años.

Su ambición de poder y las denuncias de corrupción que rodearon su mandato lo convirtieron en blanco de la crítica de la prensa, alimentadas por el desprecio de sectores conservadores y empresariales que fueron marginados por su gobierno.

Su fuerte personalidad se transformó, además, según sus asesores, en una virtud difícil de controlar, negándose incluso a seguir recomendaciones de imagen o las dietas que le indicaban los médicos para bajar de peso, calculado en más de 130 kilos.

Alemán concluyó su mandato en enero de 2002, acusado por sus adversarios de haber acumulado una fortuna cercana a los 250 millones de dólares en bienes y bancos extranjeros.

El político decidió consolidar su poder a través de una alianza política con el opositor Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda).

Padre de cuatro hijos, Alemán enviudó en la década de los ochenta y volvió a casarse en 1999, siendo presidente, con María Fernanda Flores, una maestra de 35 años que conoció en Miami, Estados Unidos, y con quien procreó una hija.

En menos de un año, Alemán ha afrontado la muerte de su hijo primogénito, en un accidente en una finca de su propiedad, y la de dos hermanos por cáncer.